España da un paso atrás, a pesar de que Arias Cañete consigue la cartera de Clima y Energía

La Voz

INTERNACIONAL

El nombramiento fue insuficiente para satisfacer las demandas españolas

11 sep 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

España evitó ayer el mayor de los desastres al que parecía abocada en los últimos días cuando se filtró la intención de Juncker de otorgar al candidato español a comisario, Miguel Arias Cañete, la poco influyente cartera de Investigación y Ciencia. Contra todo pronóstico, el luxemburgués decidió situarlo al frente de Acción por el Clima y Energía, una cartera notable dentro del nuevo organigrama del Ejecutivo comunitario pero insuficiente para satisfacer las demandas españolas.

El Gobierno aspiraba a una cartera de mayor rango e influencia, de perfil más económico y comercial. Incluso situar a Cañete en uno de las seis vicepresidencias. Pero no pudieron alcanzar ninguno de los dos objetivos.

Esta situación aboca a España a una pérdida de peso político en la Unión Europea sin precedentes tras más de dos décadas copando cargos influyentes en la Comisión. Sus predecesores llevaron las riendas de Economía y Competencia con los socialistas Pedro Solbes y Joaquín Almunia a la cabeza. El panorama aún es más negro si se tiene en cuenta que España perdió en julio un puesto clave en la ejecutiva del Banco Central Europeo (BCE) y la ansiada silla de la presidencia del Eurogrupo se ha complicado para el ministro de Economía, Luis de Guindos.