El Congreso recibe dividido el plan de Obama para derrotar a los yihadistas

Las decapitaciones de los dos periodistas aumentan el apoyo ciudadano a los ataques


Nueva York / Corresponsal

Barack Obama explicó ayer a los líderes del Congreso de EE.UU. en qué consiste su estrategia para combatir al Estados Islámico (EI), antes del discurso que dará esta noche, en horario de máxima audiencia, para trasladar su plan a los ciudadanos. Después de las críticas que recibió hace dos semanas cuando dijo que su Gobierno no tenía una estrategia definida para combatir al EI, la Casa Blanca ha lanzado una auténtica ofensiva. Pero lo que no parece que vaya a entrar en esa ofensiva es pedir autorización al Congreso para llevarla adelante. Y eso divide a los legisladores.

Muchos republicanos exigen a Obama que pida la autorización. Pero la mayoría de los demócratas, y algunos republicanos, acepta que no lo haga mientras la estrategia consista solo en ataques aéreos, que al parecer es lo único que el Gobierno está dispuesto a hacer. La cuestión es espinosa porque este es año electoral en EE.UU. por lo que una decisión de ese tipo en las cámaras podría politizarse extremadamente y dar un resultado nefasto: como poner demasiadas trabas a la decisión presidencial de forma que la paralizara. Y esa parece ser también la idea que ha llevado a la Casa Blanca a evitar pedir esa autorización.

Hay otra razón además, que al parecer va a ser uno de los ejes del discurso de Obama de hoy y es que la Casa Blanca está intentando por todos los medios que la estrategia contra el EI no se vea en EE.UU. como una nueva guerra en Irak. De esa forma intentan evitar la impopularidad que alcanzó la guerra que lanzó el expresidente George W. Bush.

El Gobierno quiere aprovechar el masivo apoyo de los estadounidenses a acabar con el EI. Las decapitaciones de los dos periodistas han provocado un giro en la opinión pública. Según una encuesta de The Washington Post, el 71 % de los estadounidenses apoyan los ataques aéreos contra las yihadistas en Irak y hasta un 65 % apoyaría también similares bombardeos en Siria

Gira en busca de aliados

La estrategia también está fundamentada en el apoyo de otros países. Con ese objetivo viajó ayer a Turquía el secretario de Defensa, Chuck Hagel, y el secretario de Estado, John Kerry, a Jordania y Arabia Saudí. Kerry participará mañana en la cumbre de países árabes en la que se tratará la forma de combatir al EI.

El próximo día 24, Barack Obama presidirá una cumbre del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que pedirá que apruebe una resolución para que los países consideren un delito grave que sus ciudadanos se enrolen como yihadistas. Otra conferencia sera la que se celebre en París el próximo lunes sobre la paz y la seguridad en Irak y que será inaugurada por los presidentes francés e iraquí.

Obama, como la mayoría de los líderes occidentales, telefoneó al primer ministro de Irak para felicitarle por la formación de un «Gobierno de unidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Congreso recibe dividido el plan de Obama para derrotar a los yihadistas