El Partido de los Trabajadores admite una posible derrota de Rousseff en sus quinielas

Algunos integrantes lamentan en privado que no haya sido Lula da Silva el candidato en estas elecciones


La irrupción de Marina Silva como candidata del Partido Socialista de Brasil (PSB) sigue dando sorpresas y ya empieza a inquietar incluso al equipo de la actual presidenta, Dilma Rousseff, que hasta ahora tenía prácticamente asegurada la reelección. Sin embargo, un sondeo de intención de voto realizado por el Ibope ya apunta que Silva podría vencer a Rousseff en el segundo turno.

El nerviosismo en las filas del Partido de los Trabajadores (PT) es creciente, y según el diario Folha de São Paulo algunos integrantes del partido lamentan en privado que no haya sido el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva el candidato en estas elecciones. Renace así el movimiento Volta Lula, que hace unos meses surgió como petición para que el carismático líder obrero -con unos índices de popularidad mucho mejores que los de Rousseff- volviera a presentarse para comandar el país.

Internamente el PT admite que Silva está catalizando el sentimiento de descontento generalizado de buena parte de los electores con la vieja política, aunque algunos confían en que el efecto Marina se desinfle a medida que pase el tiempo y se desvanezca el recuerdo del accidente en el que murió Eduardo Campos.

Ni el PT ni el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) del presidenciable Aécio Neves quieren lanzarse a atacar frontalmente a Silva, para no darle aún más protagonismo y transmitir el mensaje de que ella es ahora el rival a batir. En el primer debate televisado entre los candidatos Rousseff y Neves intercambiaron acusaciones mientras Silva se reivindicaba como la tercera vía.

Si para el PT la reelección de Rousseff se complica, el PSDB afronta un escenario aún más delicado. Por el momento, Neves ya no es el segundo sino el tercer líder en intención de voto (19%) y quedaría fuera del segundo turno, propiciando una histórica derrota para el partido liberal.

Sin embargo, su coordinador de campaña, Agripino Maia, ha subrayado este miércoles que la encuesta del Ibope retrata un escenario en el que los dos principales candidatos -Rousseff y Neves_ han estado «expuestos y cuestionados», mientras que Silva se ha incorporado muy recientemente y ha disfrutado de una exposición positiva y no ha sido cuestionada.

Mientras tanto, en el PSB el ambiente roza la euforia, sobre todo tras la abrupta llegada de Silva, que se saldó con una dimisión importante, la del hasta entonces coordinador de campaña de Campos, Carlos Siqueira. Pasadas las tensiones iniciales el partido se une ahora en torno a la figura de la líder ecologista, que ha pedido a sus compañeros «mantener los pies en el suelo y vestir sandalias de algodón».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Partido de los Trabajadores admite una posible derrota de Rousseff en sus quinielas