Obama ordena revisar la estrategia de militarización de la policía

La decisión llega cuando el Congreso también ha decidido aumentar el escrutinio d ese tipo de programas


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado una revisión integral de la estrategia por la que el Gobierno permite que las policías locales obtengan sofisticados equipos militares, según informaron este sábado altos funcionarios estadounidenses al diario The New York Times y la cadena de televisión CNN.

Dos semanas después de que comenzaran las protestas por la muerte del joven negro Michael Brown en Ferguson (Misuri), donde los manifestantes se enfrentaron a una policía equipada con rifles de asalto y vehículos militares, Obama ha ordenado una revisión de esa política que se generalizó después de los ataques del 11-S en 2001.

El estudio, liderado por la Casa Blanca, «considerará si el Gobierno debería seguir proporcionando ese tipo de equipos y, si es así, si las autoridades locales tienen la formación suficiente para usarlos de forma apropiada», indicó el diario, que cita a altos funcionarios de la Administración de Obama.

Durante una declaración ante la prensa el lunes, Obama adelantó que consideraría «útil revisar cómo han funcionado los fondos» proporcionados por el Gobierno a la policía, «para asegurar que lo que están comprando son cosas que realmente necesitan» y evitar que se «diluya la frontera» entre el Ejército y la policía local.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, opinó en un comunicado enviado al New York Times que «las muestras de fuerza en respuesta a manifestaciones mayoritariamente pacíficas pueden ser contraproducentes». «Tiene sentido echar un vistazo a si los equipos de estilo militar se están adquiriendo por los propósitos correctos y si hay una formación adecuada sobre cómo y cuándo emplearlos», apuntó Holder.

La revisión incluirá un programa del Departamento de Justicia que proporciona subvenciones a los departamentos de policía para comprar equipos y armamento, y también otro programa del Pentágono que traslada directamente ese equipamiento militar a las agencias locales.

Bajo ese último programa, inaugurado en pleno auge de la «guerra contra las drogas» en 1990, el Departamento de Defensa puede transferir a las policías federales, estatales y locales «armas pequeñas y munición».

No obstante, a partir del 11 de septiembre del 2001, el programa, conocido como 1033, creció al calor de la lucha contra el terrorismo y ahora permite equipar a los equipos de policía con aeronaves, gafas de visión nocturna y vehículos resistentes a bombas o minas.

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, mantiene «la mente abierta» sobre el programa porque «comparte la preocupación del presidente sobre la posibilidad de que se diluyan las líneas entre el Ejército y la policía local», indicó el portavoz del Pentágono, John Kirby, al rotativo neoyorquino.

La revisión encargada por Obama llega en un momento en el que el Congreso también ha decidido aumentar el escrutinio de esos programas.

El viernes, la senadora demócrata por Misuri Claire McCaskill anunció que en septiembre mantendrá una audiencia sobre los programas que permiten la militarización de la policía en el Comité de Seguridad Nacional del Senado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Obama ordena revisar la estrategia de militarización de la policía