Demandan al Gobierno de EE.UU. por la deportación de niños centroamericanos

Cuatro organizaciones aseguran que los menores deben considerarse refugiados ya que huyen de las amenazas de muerte y violaciones de sus países


Cuatro organizaciones defensoras de los derechos civiles demandaron este viernes al Gobierno de Estados Unidos por la deportación de madres y niños inmigrantes que, según la querella, huyen de la violencia en Centroamérica.

El Consejo Estadounidense de Inmigración, la Unión de Libertades Civiles, el Proyecto Nacional de Inmigración en el Gremio de Abogados y el Centro Nacional para Ley de Inmigración presentaron su demanda en nombre de mujeres y niños inmigrantes recluidos en el centro de detención de Artesia, en el estado de Nuevo México.

La querella sostiene que el Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, en aplicación de una política de «mano dura» contra la inmigración ilegal, «asegura las deportaciones rápidas exigiendo que estas madres con sus hijos cumplan con requisitos casi insuperables para respaldar su petición de asilo».

En lo que va de este año fiscal, que concluye el 30 de septiembre, más de 58.000 menores no acompañados por adultos han entrado ilegalmente en Estados Unidos, en su mayoría por la frontera de Texas, según datos oficiales.

La gran mayoría de esos menores procede de El Salvador, Honduras y Guatemala, y una ley estadounidense de 1998, promulgada para combatir el tráfico y la explotación sexual de menores, prohíbe su deportación inmediata sin una audiencia de inmigración.

Los grupos defensores de los derechos civiles y quienes ayudan a los inmigrantes indocumentados sostienen que esos menores, y en muchos casos sus madres, deben considerarse refugiados que huyen de las amenazas de muerte, las violaciones y las extorsiones en sus países de origen.

«Estas madres y sus hijos han buscado refugio en Estados Unidos porque sufrieron amenazas contra sus vidas», dijo Cecilia Wang, directora del Proyecto de Derechos de Inmigrantes en la Unión de Libertades Civiles. Wang añadió que la ley estadounidense garantiza una oportunidad justa para que «busquen asilo» y aseguró que «la política del Gobierno viola esa ley básica y los valores fundamentales de Estados Unidos».

Según la querella, interpuesta ante el Tribunal Federal del Distrito de Columbia, el Gobierno de Obama ha »prejuzgado categóricamente« los casos de asilo sin tener en cuenta las circunstancias individuales y ha restringido drásticamente la comunicación de las mujeres y niños en el centro Artesia.

«El trámite apresurado de las deportaciones de mujeres y niños desde la detención es un asalto contra el proceso debido», opinó Melissa Crow, directora legal del Consejo Estadounidense de Inmigración.

A su juicio, «no hay forma de que se pueda actuar con justicia cuando a tantas personas se las procesa de forma apresurada sin que se les dé la oportunidad de fundamentar su petición de asilo».

Entre los casos citados en la querella está el de una madre hondureña que huyó a Estados Unidos con dos hijos pequeños, después de recibir numerosas amenazas de muerte y de que el padre de los menores fuese asesinado por una pandilla.

Otra madre, salvadoreña en este caso, huyó a Estados Unidos con dos hijos debido a las amenazas de una pandilla que controlaba su barrio.

También escapó una mujer con su hijo de diez meses después que unos pandilleros amenazaran con matar al bebé, según los demandantes.

Artesia, una localidad de unos 20.000 habitantes en el norte de Nuevo México, alberga en su centro de detención a «mujeres y niños que han sobrevivido a los asesinatos brutales de sus seres queridos, violaciones, amenazas de muerte y atrocidades similares», según Trina Realmuto, del Gremio Nacional de Abogados. «El centro de procesamiento de deportaciones de Artesia carece de las protecciones más básicas», denunció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Demandan al Gobierno de EE.UU. por la deportación de niños centroamericanos