Obama mira a África

Washington acoge una cumbre sin precedentes con los líderes del continente con la mayor tasa de crecimiento


Nueva york / Colpisa

África está en Washington. Al menos todos sus presidentes, menos seis, cuatro que no fueron invitados y dos que tuvieron que cancelar por la epidemia de ébola. Barack Obama cumple así la promesa que hizo el verano pasado en Tanzania, cuando el primer presidente afroamericano de EE.UU. volvió al fin la mirada hacia el continente de su padre.

Hay, además, otros intereses en juego para esta inédita e histórica cumbre de África. Algunos de esos países están en la lista de los que crecerán por encima de un 6 % en la próxima década. El ingreso real ya subió un 30 % en los últimos diez años y con ello la capacidad adquisitiva de la población, que empieza a convertirse en el consumidor que interesa al capitalismo. Para el 2040 la fuerza laboral del continente será mayor que la de la India o China, y China lo sabe. Pekín ha celebrado cinco foros de cooperación entre África y China desde el 2000, con planes de acción que se extienden hasta el año 2023 y una larga lista de contratos e inversiones anunciadas. «Los chinos hacen lo que hacen, nosotros podemos aprender de ellos, y ellos de nosotros», replicó el exalcalde neoyorquino Michael Bloomberg cuando The Wall Street Journal le señaló que EE.UU. está detrás del rival asiático y de la UE en esta iniciativa.

«De igual a igual»

Obama quiere establecer con el continente una relación radicalmente distinta a la del resto del mundo. EE.UU. se involucrará con ellos «de igual a igual», en lugar de verlos como una fuente de recursos a explotar o el destino de sus obras de caridad, informó el asesor de Seguridad Nacional, Ben Rhodes.

A la mayoría de los invitados les decepcionó saber que no pronunciarán ningún discurso ni se reunirán con Obama. Rhodes sostiene que al final todos se sentirán atendidos, porque la misión de la cena de gala en la Casa Blanca al cierre de la cumbre es que el presidente pueda, al menos, saludar personalmente a cada uno. Más de 200 altos ejecutivos de empresas interesadas en invertir en el crecimiento de África y los miembros del Congreso que han hecho posible las inversiones estarán en esa cena. Washington pretende anunciar acuerdos por 900 millones de dólares, dijo la secretaria de Comercio, Penny Pritzker. Durante el mandato de Obama se han puesto en marcha iniciativas para duplicar la cobertura eléctrica de África, mejorar la infraestructura pública y las inversiones financieras. Fundaciones como la de George W. Bush y Bill Clinton se esforzaron en combatir las enfermedades que arrasan el continente y mejorar su salud pública.

«Esto no es caridad, sino interés propio», reconoció Obama en su última visita al continente. «Más crecimiento y oportunidades en África significa más crecimiento y oportunidades en EE. UU.». Un futuro del que quedan fuera Sudán, Eritrea, Zimbabue y la República Centroafricana porque quienes no cooperen políticamente con EE. UU. tampoco tienen sitio en su mesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Obama mira a África