El gobierno israelí necesitaba más munición, por lo que Estados Unidos, pese a las peticiones de alto el fuego de Washington y las críticas por las recientes muertes de civiles, ha enviado a la zona más caliente de Oriente Próximo una nueva tanda de abastecimiento militar. Lo confirmó a través de un comunicado, el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby: «El Departamento de Defensa recibió un carta el 20 de julio pidiendo una venta normal de munición al extranjero; la petición fue tramitada por los canales normales y fue aceptada el 23 de julio».

La venta de munición está establecida en el llamado Inventario de Reservas de Munición de Guerra de Israel para casos de emergencia, por valor de más de mil millones de dólares. Permite a los israelíes disponer de munición de manera urgente. Entre las diversas provisiones se encuentra la necesaria para lanzagranadas y piezas de mortero de 120 milímetros, similar a la artillería que provocó este miércoles la muerte de hasta 19 personas en una escuela-refugio de Naciones Unidas.

El envío de munición se conoció el mismo día en que el gobierno estadounidense condenó, en términos más duros de lo habitual, el bombardeo de la escuela de la ONU en Gaza, la segunda vez que esto sucede. «Estamos muy preocupados por que miles de desplazados internos palestinos que han sido llamados por el Ejército israelí a evacuar sus hogares no estén a salvo en refugios designados por la ONU en Gaza», dijo la portavoz del Consejo Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Bernadette Meehan.

Israel mantiene su acusación a los militantes de Hamás de ocultar armas en las instalaciones de Naciones Unidas y de lanzar cohetes desde zonas residenciales poniendo en peligro a los civiles cuando Tel Aviv contraataca. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha pedido paralelamente un alto el fuego humanitario inmediato y sin condiciones en Gaza, aunque la ayuda militar al aliado de Washington se mantiene intacta. Esta semana, el Congreso debate una ayuda de emergencia de 225 millones de dólares para mantener la operatividad y los inventarios de misiles del sistema anti-cohetes israelí del Iron Dome, que ha permitido que en esta crisis solo hayan muerto tres civiles por los cohetes lanzados por Hamás a la población civil.

Israel llama a filas a 16.000 reservistas

Además de proveerse de munición extra, el Ejército israelí ha llamado a filas a 16.000 reservistas con el objeto de incorporarlos a las tropas actualmente desplegadas en Gaza y reforzar así su ofensiva en la zona. De acuerdo a medios locales, con el reclutamiento de tropas adicionales se elevan a 86.000 los soldados que participen en la campaña en curso.

Una destacada fuente militar citada por el medio electrónico Ynet indicó que la llamada a filas «dará al Ejército el tiempo necesario para completar la misión». «Hoy decidiremos dónde colocarlos y en qué comandancias», añadió.

El Ejecutivo israelí resolvió este miércoles continuar la campaña en Gaza hasta completar sus objetivos, el principal de los cuales es el desmantelamiento de túneles subterráneos cavados por las milicias palestinas con fines ofensivos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

EE.UU. envía más munición a Israel, pese a las críticas por las muertes civiles en Gaza