parís / colpisa

Los restos mortales de las 118 personas fallecidas el jueves en la catástrofe aérea de Mali, incluidos los seis tripulantes españoles, serán trasladados a Francia una vez efectuada su identificación preliminar en el centro de operaciones de Gao. El anuncio fue realizado ayer por el presidente francés, François Hollande, tras recibir en París a unos 150 familiares de las 54 víctimas de nacionalidad gala a quienes comunicó que las banderas ondearán a media asta en los edificios oficiales del país durante tres días a partir de mañana en señal de duelo.

«He decidido que los equipos sobre el terreno puedan hacer durante el tiempo que sea necesario el trabajo de reagrupamiento e identificación de los cuerpos y que, cuando sea posible, todos los cuerpos sean traídos a Francia», declaró Hollande al término de tres horas de reunión en la sede del Ministerio de Exteriores. «Digo bien, todos los cuerpos de todos los pasajeros de ese vuelo», apostilló para dejar claro que no solo se refería a las 54 víctimas de nacionalidad francesa.

En la lista de víctimas mortales del vuelo figuran también 23 burkineses, 8 libaneses, 6 argelinos y ciudadanos de Bélgica, Camerún, Canadá, Egipto, Alemania, Luxemburgo, Nigeria, Suiza y Ucrania, además de los miembros españoles de la tripulación.

El general Gilbert Diendiéré, jefe de Estado Mayor de la Presidencia burkinesa, opinó que será «muy difícil» recuperar los cadáveres. «Solo hemos visto trozos de carne humana esparcidos por el suelo», declaró de regreso de un desplazamiento en helicóptero al lugar de la tragedia. «Los restos estaban diseminados sobre una distancia de 500 metros, pero hemos constatado que esto se debió a que el avión se estrelló primero en el suelo y rebotó para ir más lejos. Un cráter muy visible en la tierra muestra que el avión tocó suelo antes de desintegrarse», explicó.

La segunda caja negra del aparato fue hallada ayer por la mañana por efectivos de la Misión de la ONU en Mali. El dispositivo de grabación de los datos del vuelo AH5017 fue trasladado al centro de gestión táctica de las operaciones instalado en la ciudad de Gao, a unos cien kilómetros de distancia, donde ya fue llevada la víspera la otra caja negra recuperada por militares franceses.

Los dos registros con los parámetros de vuelo y las conversaciones en cabina «serán analizados rápidamente para saber lo que pasó antes de la catástrofe», dijo Hollande, quien no quiso descartar ninguna hipótesis sobre las causas.

El presidente francés precisó que hay dos investigaciones abiertas, una técnica y administrativa y otra judicial, que se desarrollarán «con cooperación internacional».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Todas las víctimas del avión de Mali serán trasladadas a Francia