Reuvén Rivlin, un defensor del Gran Israel, asume la presidencia

La Voz

INTERNACIONAL

25 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

La ceremonia se celebró en una pequeña oficina, «por respeto» a las Fuerzas de Defensa Israelíes que están combatiendo en Gaza. Motivo, el de la ofensiva, por el que se negaron a asistir los diputados árabes del Knesset (el Parlamento). El nuevo presidente de Israel, Reuvén Ruby Rivlin, sucedió ayer al nonagenario estadista Simon Peres al asumir la décima presidencia del país. Un mandato que ahora, y en plena operación militar, liderará un opositor a la creación de dos estados y, por ende, un convencido defensor del Gran Israel y de la anexión de Gaza y Cisjordania.

Lo primero que tendrá que hacer será activar las relaciones con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, quien, a pesar de ser compañero de partido en el derechista Likud, solo lo apoyó al final de su campaña. Aunque la figura presidencial no tiene funciones políticas en Israel, los analistas suponen que centrará más su mandato en la situación interna, a diferencia de su antecesor, que protagonizó los foros internacionales con mejor fama fuera que dentro de sus fronteras.

Ambos firmaron la semana pasada, ya iniciada la operación Margen Protector, un editorial en un periódico local en el que expresaron una actitud integradora en la que lo que prevalece es la defensa de la anexión: «El derramamiento de sangre se detendrá solo cuando todos entendamos que no es nuestro triste destino vivir juntos, sino que es nuestro destino hacerlo posible». En estas palabras se ve que, en las tesis de Peres, alineadas con la dura derecha israelí, sus enemigos reconocen valores democráticos incluso cuando explica que prefiere tomar más palestinos como ciudadanos israelíes que dividir el territorio en dos.