Agencias

El balance de víctimas palestinas a consecuencia de la ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza ha ascendido este lunes a 500 muertos y más de 3.000 heridos, según el último balance facilitado por las autoridades sanitarias, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan.

Los hospitales de Gaza están superados debido a la cantidad insuficiente de medicinas, médicos y camas de hospital.

Asimismo, alrededor de 60.000 palestinos huyeron ayer durante la jornada tras el ataque israelí contra Shajaia, elevando a 135.000 el número de desplazados totales desde el inicio de la ofensiva.

En los últimos ataques de la tarde del lunes al menos diez personas, entre ellas cinco niños, murieron en un ataque contra un edificio en el centro de la ciudada de Gaza. Los cadáveres fueron trasladados al hospital Shifa, el más importante de la ciudad, junto a decenas de heridos, en medio de gritos contra Israel y contra la inoperancia de la comunidad internacional.

Hoy, siete niños fallecidos

Pero estas últimas víctimas no han sido las únicas que el Ejército israelí ha sumado a la larga lista. A lo largo del día de hoy, al menos nueve palestinos, siete de ellos niños, y todos de la misma familia, murieron en un ataque israelí contra una vivienda en la localidad meridional de Rafah, en la frontera con Egipto, informaron fuentes médicas.

También en la jornada de hoy, fue bombardeado el hospital de Al Aqsaen en el que murieron 4 personas y más de 50 han sido heridas. Los daños impactaron contra la tercera planta donde se hallaba cuidados intensivos. Israel no ha respondido aún por el incidente, aunque anteriormente ha acusado a Hamás de utilizar hospitales para ocultarse y almacenar armas.

Con estas nuevas muertes, son ya al menos 514 los palestinos, en su gran mayoría civiles, y veinte israelíes, 18 de ellos soldados, los que han perecido en ataques y bombardeos desde el inicio el pasado 8 de julio de la ofensiva bélica israelí contra la Franja.

Alrededor de 140 murieron solo el domingo, en la jornada más sangrienta de esta guerra en la que también han perdido la vida 18 soldados israelíes.

Trece de ellos perecieron el mismo domingo en tres escaramuzas y un ataque con bomba contra uno de los carros blindados que Israel ha introducido en Gaza como parte de la segunda incursión terrestre en la Franja desde que el movimiento islamista Hamás se hiciera con el control de esta en 2007.

El portavoz de emergencias de la Franja, Ashraf al Qedra, informó también de que 72 personas perdieron la vida el domingo en los intensos bombardeos por tierra, mar y aire de Israel sobre el barrio de Shahaiye, escenario de una matanza.

Al Qedra reveló que los servicios de emergencia han sacado de los escombros 28 cadáveres de un edificio atacado la tarde del domingo en la localidad meridional de Jan Yunis, en el que ya se habían contabilizado nueve muertos.

Apoyo internacional

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que enviará a su secretario de Estado, John Kerry, a El Cairo el lunes y aseguró buscar un «alto al fuego».

El gobernador palestino, Mahmud Abas, calificó en un mensaje televisivo el bombardeo de Shejaiya de «crimen contra la humanidad», cuyos autores deben ser «juzgados y castigados».

Los sindicatos y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Abas llamaron a una huelga general en Cisjordania, donde por la tarde se prevén manifestaciones.

El ejército israelí justificó su sangrienta ofensiva del domingo al afirmar que Hamas había «puesto a los civiles en la línea de mira» al instalar sus sitios militares. También hay 90 uniformados israelíes heridos.

En Berlín, los judíos alemanes se reunieron para condenar el «estallido de odio» hacia su comunidad en manifestaciones que se extendieron por toda la ciudad. El presidente del Consejo Central de Judíos de Alemania, Dieter Graumann, manifestó que «estamos experimentando en este país un estallido de odio violento y nefasto contra los judíos, que nos conmociona a todos».

Manifestantes portando banderas palestinas e imágenes del fallecido líder Yaser Arafat profirieron insultos y gritos antisemitas en esas manifestaciones, según la prensa alemana. Frases como «¡Muerte a Israel!» y «Los sionistas son fascistas, matando a niños y a civiles» Dieter Graumann denunció que nunca «habría podido imaginar» que volverían a oírse cantos «de lo más repugnantes y primitivos» en las calles de Alemania contra los judíos y pidió «una clara y fuerte condena de parte de políticos, medios y de la sociedad civil», en el país donde se organizó el Holocausto.

Varias manifestaciones propalestinas y contra la ofensiva israelí en la Franja de Gaza se celebraron en los últimos días en varias ciudades europeas, incluido en Francia donde algunas de ellas derivaron en actos violentos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Más de 500 palestinos muertos desde el inicio de la ofensiva israelí