«Lo que quedará después de la ofensiva es el creciente racismo»


Ayer las protestas contra la operación contra Gaza, además de en las principales capitales mundiales, como París, donde terminó con disturbios, alcanzaron a la capital israelí, Tel Aviv. El viernes, había sido en Haifa: «Judíos y árabes rechazan ser enemigos», rezaban las pancartas en la localidad norteña. Sin embargo, Sergio Yahni, israelí residente en Jerusalén, cree que la gran diferencia con anteriores operaciones es que la movilización en el país está siendo mucho menor. «Lo que quedará después de la ofensiva es el creciente racismo, que se nota ya en los comentarios de la gente», declaraba desde la ciudad santa.

A medida que avanza la violencia, se escoran las posturas de la población que, según Yahni, «sigue la radicalización de Netanayahu y la propaganda». Sergio no olvida el temor de la población civil de Israel que escucha las sirenas de los cohetes que lanzan desde Gaza las milicias palestinas. Pero también alerta sobre las consecuencias de deshumanizar el conflicto: «La propaganda ha conseguido desconectar a los gazatíes del pueblo palestino. Los de Cisjordania son los buenos y los de Gaza, los malos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Lo que quedará después de la ofensiva es el creciente racismo»