La Voz
Redacción

Al menos 100 personas han muerto y más de 250 resultaron heridas en los bombardeos y ataques terrestres israelíes mayoritariamente en el barrio de Shayaía, al este de Gaza capital, informó el Ministerio de Sanidad en la Franja, que calificó los hechos de «verdadera masacre contra civiles». Es el ataque más contundente del ejército de Israel desde el inicio de la operación Margen Protector, que ha provocado ya la muerte de 438 palestinos, entre ellos 112 niños, 41 mujeres y 25 hombres mayores, desde el 8 de julio. También se registraron 1.300 heridos y 130.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares en zonas de la Franja de Gaza cercanas a la frontera con Israel.

Imágenes divulgadas por la televisión Al Aqsa de Hamás muestran a varios civiles, entre ellos mujeres y niños, tendidos en el suelo junto a varios edificios y a personas por las calles en una aparente huida del lugar. Los comentaristas del canal describen las escenas como una nueva masacre de Sabra y Shatila, cometida en 1982 en esos campos de refugiados palestinos en Líbano por falangistas cristianos con la connivencia del Ejército israelí comandado por Ariel Sharón, entonces ministro de Defensa. Según un comunicado remitido a los medios por el Ministerio, entre los muertos se encuentran tres familiares de un destacado dirigente del movimiento islamista Hamás, que perecieron en una vivienda blanco de un bombardeo aéreo.

Cientos de residentes abandonaron el barrio

El bombardeo aéreo sobre la vivienda del dirigente de Hamás Jalil Al Haya provocó la muerte a tres de sus familiares, incluido su hijo Osama Al Haya, pese a que en un primer momento se informó de que eran cuatro los miembros del clan fallecidos. El líder islamista no se encontraba en el edificio en el momento del ataque, de acuerdo al relato de testigos.

Posteriormente, un bombardeo israelí contra un edificio de Gaza provocó otros ocho muertos, según un portavoz de los servicios de emergencia. Otras 15 personas resultaron heridas en el ataque israelí. Además, una joven de 15 años murió en Beit Lahiya, en el norte de la Franja de Gaza, lo que elevó el total de víctimas palestinas a 434, de los cuales 96 sólo este domingo.

La artillería de Israel intensificó de madrugada los bombardeos en Shayaía, donde centenares de residentes abandonaban a primera hora del día el barrio en paralelo al anuncio de que Israel ampliaba su incursión terrestre. Asimismo, las zonas del norte y sur de la Franja de Gaza han sido blancos en las últimas horas de continuos ataques de cazabombarderos F-16 y F-15, que con frecuencia suelen romper la velocidad del sonido provocando fuertes explosiones que mantienen en vilo a la población.

Por otra parte, las milicias palestinas han disparado desde el amanecer decenas de cohetes contra suelo israelí, que no han provocado víctimas, después de que en los últimos días no bajaran del centenar los proyectiles lanzados desde Gaza.

Trece soldados muertos

Trece soldados israelíes han muerto en duros enfrentamientos en el barrio de Shujaiya, según informaron fuentes del Ejército y de los servicios sanitarios locales. Una portavoz del Ejército israelí confirmó la muerte de los 13 soldados de la unidad de élite Golani. El número de soldados israelíes muertos desde el inicio de la ofensiva terrestre sube así a 18, aunque uno de ellos cayó por fuego amigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El ataque más sangriento de Israel en Gaza deja al menos 100 palestinos muertos