William Hague, de niño prodigio de los tories a ministro de Exteriores

El británico causó un gran impacto en las filas conservadoras a los 16 años durante su intervención en el congreso anual del Partido en 1977


William Hague es uno de los rostros más importantes del Partido Conservador británico, en el que dio sus primeros pasos con apenas 16 años hasta convertirse en el responsable de la política exterior de David Cameron.

Hague, de 53 años, sorprendió al mundo político al presentar este lunes su dimisión como titular de Exteriores y comunicar que dejará su puesto de parlamentario en las elecciones generales del 2015.

Nacido en la localidad de Rotherham, en el condado de South Yorkshire (norte de Inglaterra), el 26 de marzo de 1961, William Jefferson Hague procede de una familia de modestos recursos que consiguió acceder a la Universidad de Oxford, donde se licenció con las mejores notas en Política, Filosofía y Economía. El ahora extitular del Foreign Office causó un gran impacto en las filas tories a los 16 años durante su intervención en el congreso anual del Partido Conservador en 1977. Aquel adolescente de pelo rubio y amplia sonrisa se llevó los aplausos de los políticos conservadores de entonces al advertir sobre los peligros de tener un Estado demasiado poderoso.

Con un sentido del humor muy ocurrente, Hague siempre fue considerado uno de los mejores oradores de la formación política, lo que le permitió ascender en las filas del partido después de entrar en el Parlamento de Westminster como diputado por Richmond en una elección parcial celebrada en 1989. Pronto pasaría a ser un colaborador del entonces ministro de Economía, Norman Lamont, bajo el mandato de la exprimera ministra Margaret Thatcher (en el poder entre 1979-1990).

En 1995, cuando el Partido Conservador atravesaba por profundas divisiones internas debido a los desacuerdos sobre una mayor integración europea, Hague fue nombrado por el entonces primer ministro John Major titular de la cartera para Gales. Estuvo en ese ministerio hasta los comicios generales de 1997, cuando llegó al poder el laborista Tony Blair, lo que motivó la dimisión de Major como líder del Partido Conservador.

Sumidos en una crisis interna y desgastados después de 18 años en el poder, los tories necesitaban un rostro nuevo, lejos de los escándalos que marcaron los años de John Major. Así, Hague fue elegido líder de los conservadores y pronto se embarcó en un proceso para rejuvenecer y mejorar la reputación del partido, pero estos esfuerzos chocaron con la abrumadora popularidad que disfrutaban los laboristas bajo el liderazgo de Tony Blair.

Durante la campaña electoral del 2001, su retórica muy cercana al ala derecha del partido no le ayudó a ganar votos en momentos en que los votantes se inclinaban por el centro político de Blair. Tras la segunda derrota, en el 2001, de los tories, Hague presentó su dimisión y continuó su trabajo como diputado. Pero cuando David Cameron fue elegido líder de la formación en el 2005, William Hague volvió a la primera fila del partido para ayudarle a conseguir que los conservadores volvieran al poder.

Gran colaborador y amigo de Cameron, Hague fue nombrado portavoz de Exteriores durante los años en la oposición y confirmado en el cargo en mayo del 2010 cuando el partido ganó los comicios generales. Junto con el titular de Economía, George Osborne, Hague se convirtió en un «peso pesado» de la formación y una personalidad conocida a nivel internacional a través de campañas como la emprendida junto a la actriz Angelina Jolie para combatir los abusos sexuales de las mujeres en zonas en conflicto.

Hasta las elecciones de mayo del 2015, cuando dejará la Cámara de los Comunes, la misión de Hague será la de hacer campaña para que los conservadores ganen la cita electoral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

William Hague, de niño prodigio de los tories a ministro de Exteriores