Rajoy respeta a Cameron pero cree que Juncker debe presidir la Comisión

El Consejo Europeo debate hoy la candidatura de Juncker para presidir la Comisión Europea


El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, expresó hoy su respeto a la opinión del primer ministro británico, David Cameron, de que Jean Claude Juncker es un candidato equivocado a presidir la Comisión Europea, pero defendió esta candidatura y recordó que la respalda la inmensa mayoría de la UE.

El Consejo Europeo debate hoy la candidatura de Juncker, y, a su llegada la cumbre, Rajoy confió en que los líderes de los Veintiocho le propongan para desempeñar ese cargo y recalcó que él es lo que va a defender en la reunión.

Rajoy rechazó que se pueda hablar de bloqueo a la candidatura de Juncker cuando hay muy pocos líderes de la UE que se oponen y a pesar de que entre ellos esté Cameron.

Después de que el primer ministro británico haya reiterado hoy su oposición a ese nombramiento al entender que se trata de un candidato equivocado, el presidente del Gobierno español respetó esa opinión pero recordó el inmenso apoyo que concita el ex primer ministro de Luxemburgo.

Votación

Se espera que el primer ministro británico, David Cameron, fuerce una votación, que sin embargo no torpedeará la elección ya que la decisión solamente necesita mayoría cualificada del Consejo.

Hungría es el único país que apoya al Reino Unido en su rechazo a Juncker, y su primer ministro Víktor Orban, reiteró hoy que no lo apoyará en esa votación porque quiere dar «una clara señal» de que su país no acepta la «reforma invisible» de los tratados de la UE.

Los demás socios comunitarios, sin embargo, han destacado la experiencia política del candidato, además de subrayar que interesa más el trabajo que tiene por delante la Unión en los próximos años que la persona que lo lleve cabo.

A su llegada a la reunión, Cameron recalcó que Juncker es «el candidato equivocado» para la CE después de haber advertido en diversas ocasiones que su elección tendrá consecuencias.

Reformas ante la crisis

La elección por el Consejo del luxemburgués, que deberá ser refrendada en un par de semanas por la Eurocámara, será el último punto de la agenda de esta jornada de los Veintiocho. Antes de ello, los líderes centrarán su discusión en su hoja de ruta de reformas para salir de la crisis.

Los Veintiocho subrayarán la necesidad de aprovechar la flexibilidad prevista en las normas de disciplina fiscal, según el borrador de la agenda estratégica para los próximos cinco años que está sobre la mesa de los líderes.

Esta mención a la flexibilidad responde a las exigencias de Italia y Francia, que han abierto un debate sobre las medidas de austeridad y la necesidad de generar crecimiento.

En materia de energía y clima, la UE se marcará como reto lograr reducir la dependencia de las importaciones de combustible y gas, que ha recobrado relevancia a raíz de la crisis entre Rusia y Ucrania.

Terrorismo e inmigración

Asimismo, el terrorismo y la inmigración son otras de las dos grandes preocupaciones que marcarán la actuación europea durante los próximos cinco años.

Mejorar la gestión de los flujos migratorios, que presionan en particular a países como Italia y España; impulsar la prevención y la lucha contra la delincuencia y el terrorismo, y reforzar la cooperación judicial entre los Veintiocho serán prioritarios.

Por otro lado, previo al inicio del cónclave, la UE celebró la ceremonia de la firma de los acuerdos de asociación y libre comercio con Moldavia y Georgia y la de los capítulos económicos del pacto similar al que los Veintiocho ya han llegado con Ucrania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Rajoy respeta a Cameron pero cree que Juncker debe presidir la Comisión