El G7 muestra su unidad antes de reunirse con Putin

El presidente de Rusia fue excluido de esta reunión por «desestabilizar» a Ucrania


Los líderes del G7 mostraron este jueves su unidad y su respaldo a Ucrania antes de que el presidente ruso Vladimir Putin se reúna con varios de ellos en París, por primera vez desde la anexión de Crimea.

Tras la cumbre celebrada en Bruselas, de la que Putin fue excluido por «desestabilizar» a Ucrania, el francés François Hollande, el británico David Cameron y la alemana Angela Merkel mantendrán sendas reuniones entre este jueves y viernes con el mandatario ruso, quien fue invitado a las ceremonias por el 70º aniversario del Desembarco aliado en Normandía.

«El G7 se mantiene unido en la respuesta» a Rusia, dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que participó en la reunión de las potencias mundiales del miércoles por la noche y del jueves.

«La anexión ilegal de Crimea por Rusia y las acciones destinadas a desestabilizar el este de Ucrania son inaceptables y deben cesar», expresaron los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia y Japón.

El G7 insta igualmente a Putin a retirar sus tropas de la frontera con Ucrania, cesar el «apoyo» a los separatistas, cooperar con el presidente electo ucraniano y alcanzar un acuerdo sobre el suministro de gas a la exrepública soviética.

Si no se cumplen estas «condiciones» el G7 está dispuesto a «implementar sanciones que impongan un mayor costo a Rusia si lo demandan los acontecimientos».

«Rusia debe aprovechar esta oportunidad, lanzar un diálogo con el gobierno ucraniano y convencer (a los separatistas) que cesen la violencia y dejen las armas», dijo por su parte el presidente estadounidense Barack Obama en una conferencia de prensa.

«Veremos lo que Putin hará en las dos, tres, cuatro próximas semanas», agregó. Pero «si las provocaciones rusas continúan, queda claro de las discusiones que mantuvimos aquí que los países del G7 están dispuestos a imponer costos adicionales» a Rusia a través de sanciones, advirtió.

Si Rusia no cumple las condiciones enumeradas por el G7, los líderes se volverán a reunir para evaluar los siguientes pasos, subrayó la canciller alemana Angela Merkel.

¿Encuentro en Francia?

Invitado a la ceremonia por el 70º aniversario del Desembarco aliado en Normandía, el presidente ruso Vladimir Putin dejó abierta la posibilidad de reunirse en Francia con el presidente electo ucraniano, Petro Poroshenko, y eventualmente también con Barack Obama.

«No voy a evitar a nadie y evidentemente hablaré con todo el mundo», declaró Vladimir Putin el miércoles en una entrevista con la prensa francesa.

«No tengo dudas de que voy a ver a Putin», respondió este jueves Obama. «Si tengo la oportunidad de hablarle le transmitiré el mismo mensaje que mantuve desde el principio de la crisis», agregó.

Ucrania cierra puestos fronterizos

En el terreno Ucrania cerró puestos fronterizos en el este que fueron atacados la noche del miércoles por rebeldes prorrusos, según indicaron guardias fronterizos en un comunicado.

«Tras un tiroteo, y dada la amenaza que pesa sobre la vida de la gente que cruza la frontera, los civiles y guardias fronterizos fueron evacuados de estos puntos de paso. Fueron cerrados totalmente, de lo que Rusia fue notificado oficialmente», precisaron.

La frontera entre Rusia y Ucrania es particularmente sensible desde que estalló la crisis. Las potencias occidentales denuncian que Rusia deja cruzar combatientes y armas, provenientes del Cáucaso. Los separatistas reconocieron que tienen el respaldo de chechenos.

Rusia por su lado evoca el flujo de varios miles de refugiados por día provenientes del este de Ucrania, lo que Kiev niega.

Durante la entrevista difundida el miércoles, Putin negó estas acusaciones, que emanan principalmente de Estados Unidos, y desafió a Washington a mostrar pruebas de que deja pasar armas y combatientes hacia Ucrania.

«Afirmar es una cosa. Tener pruebas es otra cosa. Les repito: No hay ninguna fuerza rusa, ningún instructor ruso en el sureste de Ucrania. No la hubo ni la habrá», afirmó Putin.

Energía, crecimiento y empleo

En la declaración final el G7 considera «inaceptable» el uso del «suministro energético con fines de coerción política o como una amenaza a la seguridad».

La Unión Europea (UE), Estados Unidos y Ucrania acusan a Rusia de utilizar el suministro de gas como un «arma energética». Moscú aplazó hasta el 10 de junio la amenaza de cortar el gas a Kiev si no regulariza las facturas impagadas, que totalizan más de 3.000 millones de dólares.

Kiev ya pagó al gigante ruso Gazprom 786 millones de dólares el fin de semana pasado, lo que le permitió atrasar la fecha límite que había dado Moscú para pasar a un sistema de prepago para sus entregas de gas.

Para la UE el tema es primordial, ya que por Ucrania transitan 65.000 de los 133.000 millones de metros cúbicos de gas que compra a Rusia y una interrupción del suministro a Ucrania puede traducirse en un cierre del grifo de gas a los clientes europeos de Gazprom.

Entre los otros temas de la agenda, destaca también la situación económica cuando todas las señales apuntan a que la peor crisis económica en décadas comienza a ceder.

Reforzar el sector financiero, luchar contra la evasión fiscal e impulsar la liberalización del comercio internacional figuran en el proyecto de declaración final, con un especial foco en «fomentar la creación de empleo y el crecimiento, principal prioridad» para los líderes del G7.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El G7 muestra su unidad antes de reunirse con Putin