Tiananmen vive en Hong-Kong

La isla desafía la losa de silencio sobre la matanza en la plaza hace 25 años


Hong Kong / E. La Voz

Hong Kong se prepara para la gran vigilia que conmemorará hoy el 25 aniversario de la matanza de Tiananmen y desde hace un par de meses cuenta con el primer museo dedicado a la masacre, que ya ha atraído a miles de visitantes. La isla parece haberse echado encima la tarea de mantener vivo el espíritu de la plaza, como prueba la Columna de la Infamia, una escultura de ocho metros de alto que hace funciones de memorial de la represión.

Pero la situación es bien diferente en Pekín, donde según denuncia Amnistía Internacional, 66 personas ha sido detenidas en las últimas semanas. Entre ellos se encuentran el activista Luo Xi, el exasesor de un fallecido líder comunista, Bao Tong, y abogados por los derechos humanos como Chang Boyang y Pu Zhiqiang. La que también se ha visto afectada es la empresa Google. Su servicio de mapas, su motor de búsqueda, de traducción y de correo electrónico, permanecen bloqueados estos días sensibles. Segun Greatfire.org, que sigue el bloqueo de China a la red, «es la mayor censura llevada a cabo hasta ahora».

Desde hace varias semanas, las progenitoras que ejercen de portavoces de la asociación Madres de Tianamen permanecen vigiladas por la policía china las 24 horas y les impiden estar en su hogar en la capital china o que hablen con los periodistas extranjeros. Es el caso de Zhang Xianling. Su hijo Wang Nan tenía 19 años cuando perdió la vida en la noche del 3 de junio. Zhang lo buscó durante días hasta que descubrió que un disparo del Ejército en la frente se lo había llevado.

A Zhang las autoridades chinas le han pedido una vez más que no hable con los medios extranjeros, pero ella ya está acostumbrada tras 25 años de advertencias y les acusa de tener una actitud cobarde y de no enfrentarse al tema. «Como madre yo nunca olvidaré lo que pasó. El dolor y la pérdida son eternas», dijo en una entrevista telefónica.

A las medidas de seguridad propias de un aniversario anual de Tiananmen, en el que se calcula que fallecieron entre 2.000 y 3.000 personas, se suman los controles y paranoia por los recientes ataques terroristas de los últimos tres meses y que se han saldado con más de 20 muertos y 200 heridos.

Ante las fuertes medidas de seguridad y de control sobre los periodistas en China, el Club de Corresponsales Extranjeros publicó un comunicado en el que condenó el creciente hostigamiento y la intimidación a los medios de comunicación extranjeros y su personal local por las autoridades chinas. En algunos casos, periodistas extranjeros han sido convocados por los oficiales de seguridad pública a su oficina para disuadirlos de informar sobre el aniversario. Algunos informadores fueron advertidos de las consecuencias graves en caso de desobedecer a las autoridades.

En su rutinaria rueda de prensa, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Hong Lei, recordó que el Gobierno chino «llegó hace tiempo a una conclusión sobre la revuelta política a finales de los años 80», sin llegar a mencionar la palabra Tiananmen. Y volvió a subrayar una vez más que en los últimos 30 años, «con más reformas y apertura, los enormes logros de China en desarrollo social y económico han recibido atención en todo el mundo. La construcción de la democracia y el papel de la ley han seguido mejorando».

Además, dejó claro que en China, «sólo hay infractores de la ley, no existen los llamados disidentes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Tiananmen vive en Hong-Kong