La NSA recopila millones de imágenes personales cada día

La agencia de EE.UU. intercepta comunicaciones para obtener fotografías que usa en programas de reconocimiento facial

la voz

La Agencia de Seguridad Norteamericana, NSA en sus siglas inglesas, recopila diariamente millones de imágenes personales que obtiene al interceptar comunicaciones electrónicas. Según documentos secretos citados ayer por The New York Times, la agencia nutre sus bases de datos con fotografías obtenidas a escala planetaria en todo tipo de comunicaciones: por correo electrónico, mensajes de texto y otros canales telefónicos, redes sociales o videoconferencias. Se ignoran las cantidades que obtienen cada día y también el número que han acumulado, pero sí se sabe que en cada jornada seleccionan en torno a 55.000 imágenes con calidad suficiente para ser utilizadas en sus programas de reconocimiento facial, una revelación obtenida de documentos del 2011 filtrada por el exanalista Edward Snowden. Estas informaciones confirman que el foco ya no está tanto encima de las comunicaciones orales y escritas como en la captación de imágenes y huellas.

La llegada de Barack Obama a la presidencia ha supuesto un impulso a la utilización de programas de reconocimiento facial, que se ha acelerado en los últimos cuatro años a medida que se sofisticaba la tecnología y se producían nuevos intentos de atentado, como los del nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, que intentó detonar un explosivo en un vuelto a Detroit en el 2009, o el coche bomba con el que en mayo del 2010 el norteamericano de origen pakistaní Faisal Shahzad planeaba atentar en Times Square. Los sistemas se han ido perfeccionando para hacer frente a las diferencias de resolución, ángulos y enfoque que lastraban los resultados de las primeras pruebas. Según documentos secretos del 2011, una consulta de reconocimiento facial basada en una foto de Bin Laden arrojó otros cuatro resultados de hombres con barba, pero que apenas guardaban parecido con el líder de Al Qaida.

También el FBI

En este sentido, no solo la NSA se está valiendo de estas técnicas. El FBI está desarrollando lo que califica de «identificación de nueva generación», un sistema que combina imágenes faciales, huellas dactilares y otros datos biométricos.

Por su parte, la NSA también cruza la información obtenida en sus programas de reconocimiento facial con bases de datos, nacionales e internacionales. Por ejemplo, intercepta videoconferencias para obtener imágenes, a la vez que recopila información de pasajeros de compañías aéreas y de registros de identidad de terceros países. Sus esfuerzos se estaban concentrando en países como Pakistán, Irán y Arabia Saudí. Algunos documentos apuntan incluso que se está trabajando con el acceso al escaneo de iris a través de sus programas de monitorización de móviles y correos electrónicos.

Público y privado

De la información publicada se desprende que la NSA capta sus datos en diversos países y que la tecnología avanza tanto en el sector público como el privado. Jennifer Lynch, una abogada especialista en las implicaciones legales de los programas de reconocimiento facial, declaró al Times que la Administración «marca el camino en lo que se refiere al desarrollo de gigantescas bases de datos, mientras que el sector privado está en cabeza en la tecnología para identificar con precisión a sujetos en situaciones comprometidas». La legislación al respecto no es muy clara y crea un vacío que beneficia estas actuaciones gubernamentales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La NSA recopila millones de imágenes personales cada día