Una acusación de ultratumba persigue a Gerry Adams

Íñigo gurruchaga LONDRES / COLPISA

INTERNACIONAL

La detención tiene su origen en la declaración de un miembro del IRA

02 may 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Gerry Adams permanecía ayer detenido en una comisaria de Belfast, interrogado por inspectores que investigan el asesinato, en 1972, de Jean McConville, una viuda y madre de diez hijos a quien el IRA acusaba de informar a los británicos. La Policía tiene un plazo de 48 horas desde su arresto, a las 20.00 horas del miércoles, para ponerlo en libertad o presentar cargos.

La detención del presidente del Sinn Féin y diputado en el Parlamento de Dublín tiene su origen en el testimonio de un excompañero de armas, Brendan Hughes, que, en una serie de conversaciones grabadas por investigadores de un proyecto de historia oral, culpó a Adams de la decisión de matar a McConville y hacer desaparecer su cadáver.

Hughes fue un militante pionero en el estallido de la guerra terrorista en Irlanda del Norte en 1969, ya que participó en los primeros tiroteos. Su ascenso en la Compañía D del Segundo Batallón de la Brigada del IRA en Belfast lo puso en contacto, en abril de 1970, con otro joven de 24 años con dotes de dirección, Gerry Adams. En 1972, Adams era el jefe de la brigada en Belfast, Hughes su principal director de operaciones e Ivor Bell, diez años mayor que ellos, el estratega político como subjefe de brigada.