EE. UU. intentó promover una primavera en Cuba mediante una red social

La cerró por falta de fondos tras tenerla activa más de dos años

EE.UU. reunió teléfonos de medio millón de cubanos.
EE.UU. reunió teléfonos de medio millón de cubanos.

Nueva York / Corresponsal

¿Apoyo a la libertad de expresión y comunicación o un acto subversivo contra el gobierno de otro país? De esas dos formas definen Zunzuneo, la red social que creó y mantuvo EE.UU. en Cuba. La primera es la que hace Washington y la segunda, la de La Habana.

La polémica saltó cuando la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) publicaba en exclusiva que EE.UU. puso en marcha en secreto una red social de comunicación por internet en Cuba con la intención de promover la disidencia. Según el material del que dispone AP, USAID, la agencia para la cooperación internacional de EE.UU., invirtió 1,6 millones de dólares en lanzar y mantener durante dos años y medio una red que permitía a los cubanos enviar mensajes de texto y que funcionaba de forma similar a Twitter. También desvela AP que USAID ocultó siempre la participación del gobierno estadounidense en el proyecto. USAID utilizó una empresa española de telecomunicaciones, Lleida.net, para el envío de los mensajes, y abrió una cuenta en las Islas Caimán desde la que realizó los pagos.

Para echar a andar la red social, USAID se hizo con los números de teléfono de más de medio millón de cubanos. Esos números los usó para montar Zunzuneo. Además de permitir la comunicación entre los usuarios, la red también les enviaba información sobre el tiempo y sobre deportes. Pero AP asegura que la idea era que fuera así solo al principio porque el fin de Zunzuneo era promover la disidencia entre los cubanos. Los promotores de la red pretendían introducir poco a poco información política y que los usuarios emplearan la red para organizar protestas similares a las que dieron lugar a la primavera árabe en países como Túnez o Egipto.

Zunzuneo funcionó hasta 2012 cuando, según palabras de la portavoz de USAID, Marie Harf, «se acabaron los fondos». Lo que nadie aclaró aún es la razón de que dejara de destinarse dinero al proyecto. Harf aseguró que no se trataba de un proyecto secreto sino que se hizo «con discreción» debido a la hostilidad de Cuba hacia EE UU. Es lo que argumenta también la Casa Blanca. USAID ha informado de que ni el actual secretario de Estado, John Kerry, ni su antecesora, Hillary Clinton, estaban informados sobre el programa. La Casa Blanca ha negado que el estadounidense Alain Gross, encarcelado en Cuba por proporcionar tecnología avanzada para conectarse con internet a un grupo de cubanos poco antes de que Zunzuneo comenzara a funcionar, tenga ninguna relación con este programa.

Por su parte, el gobierno de La Habana emitió un comunicado acusando a Washington de realizar actos ilegales para «continuar con sus planes subversivos contra Cuba».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

EE. UU. intentó promover una primavera en Cuba mediante una red social