Las municipales hunden a Hollande

El presidente, obligado a una profunda remodelación del Gobierno tras la contundente derrota a manos de la conservadora UMP y el avance de la ultraderecha de Le Pen

;
Histórica derrota socialista La ola azul del centroderecha asesta un golpe de mando
la Voz

El presidente François Hollande está obligado a hacer hoy una profunda remodelación de su Gobierno después de la contundente derrota sufrida ayer por el Partido Socialista (PS) frente a la conservadora UMP en la segunda vuelta de las elecciones municipales francesas. Unos comicios en los que el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen confirmó su implantación nacional al hacerse con las alcaldía de seis ciudades importantes. «Derrota histórica del PS», coincidían en titular anoche la webs de Le Monde y Le Fígaro.

El otro gran protagonista de la cita electoral fue la baja participación, que marcó un mínimo histórico en la V República. A pesar de los llamamientos de la clase política a los electores a acudir a las urnas, la abstención alcanzó un porcentaje récord del 38 %, según las proyecciones, en comparación con el 36,45 % de la primera vuelta.

Caen feudos de la izquierda

La Unión por un Movimiento Popular (UMP) se perfila como el gran ganador de estos comicios, avance alimentado por la impopularidad de Hollande en un contexto de crisis económica. La UMP habría conseguido el 49 % de los votos, la izquierda el 42 % y la extrema derecha el 9 % en las localidades de más de 3.500 habitantes, según una estimación del instituto BVA publicada por el periódico Le Parisien.

La derecha se habría impuesto en ciudades importantes consideradas hasta ayer bastiones de la izquierda tales como Saint-Étienne, Reims, Limoges o Amiens en un signo más del duro revés que han sufrido los socialistas. El gran consuelo del PS es que conserva París en manos de Anne Hidalgo, y Lille, con Martine Aubry.

El FN de Marine Le Pen logró imponerse en al menos seis, entre ellas Frejus, Beziers y Hayange. Aviñón, capital francesa del teatro mundial, escapó a la ultraderecha y se inclinó a la izquierda. Cécile Helle obtuvo el primer lugar con el 47,2 % frente al candidato del FN Philippe Lottiaux (34,7 %), según el instituto de sondeos Ipso/Steria. El director del Festival de Aviñón, Olivier Py, había amenazado con llevar la muestra a otra ciudad si el FN ganaba las elecciones.

«El primer partido de Francia es la UMP», se congratuló el presidente de la formación, Jean-François Copé, en el cuartel del partido de Sarkozy.

El Gobierno reconoció la derrota. «Tomamos nota, son [resultados] decepcionantes», dijo la portavoz del Gobierno, Najat Vallaud-Belkacem. Uno de los nombres que más suenan para sustituir al primer ministro Ayrault es el titular de Interior, Manuel Valls, nacido en Barcelona, conocido por su firmeza en cuestiones de seguridad y muy popular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Las municipales hunden a Hollande