Putin llama a Obama para intentar un pacto sobre Ucrania

El presidente estadounidense había pedido hoy al ruso que retirara sus tropas de la frontera con el país al que arrebató Crimea


Agencias

El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó el viernes a su homólogo ruso, Vladimir Putin, a que retire las tropas rusas de la frontera con Ucrania, mientras el derrocado mandatario ucraniano Viktor Yanukovich exigió que se celebren plebiscitos en todas las regiones del país.

Para lograr que la situación en la región se alivie, Rusia tiene que «retirar estas tropas e iniciar negociaciones directas con el gobierno ucraniano y con la comunidad internacional», dijo Obama en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CBS.

Según el presidente estadounidense, no está claro qué pretende conseguir Moscú con la acumulación de tropas «bajo el pretexto de un ejercicio de entrenamiento». Estados Unidos, subrayó Obama, no está interesado en una confrontación, sino que solo defiende la autodeterminación del pueblo ucraniano.

El presidente ruso ha llamado a Obama para intentar llegar a una solución diplomática para la crisis abierta tras el derrocamiento del presidente ucraniano Yanukóvich y la posterior ocupación de Crimea.

Obama, que el v¡ernes hizo escala en Arabia Saudí tras su gira europea, instó al presidente ruso a retirar sus tropas de las fronteras con Ucrania y a no «violar aún más la integridad territorial» del país.

Ambos mandatarios hablaron sobre la propuesta que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, planteó esta semana a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, durante su reunión en La Haya.

Ante el temor a un gran avance del Ejército ruso en la frontera con Ucrania, en la OTAN se ha abierto un debate público sobre si es necesario fortalecer la presencia de la alianza atlántica en los países miembros del este de Europa.

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, criticó el viernes que esa discusión sea pública, teniendo en cuenta que la próxima semana se abordará la cuestión en la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN.

Por su parte, Putin agradeció a los soldados rusos su actuación «rigurosa y profesional» en la península de Crimea tras su reciente anexión a la Federación Rusa.

«Los recientes acontecimientos en Crimea han demostrado tanto la calidad de las nuevas posibilidades de nuestras Fuerzas Armadas como la elevada moral de las tropas», afirmó Putin durante una reunión con su ministro de Defensa, Serguei Shoigu.

El jefe del Kremlin ordenó devolverles las armas y los equipos militares decomisados a los soldados ucranianos en Crimea que quieran seguir sirviendo a su país, lo que podría suponer la devolución a Kiev de unos 350 vehículos militares. Por su parte, Shoigu dijo que los soldados que se pasaron al bando ruso pueden conservar sus equipos.

Además, Moscú anunció nuevas sanciones contra Occidente, como reacción a las medidas tomadas contra políticos rusos por la crisis de Crimea. «Por supuesto, esas actuaciones no pueden quedar sin respuesta», afirmó el portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Alexander Lukashevich.

Por otro lado, desde su exilio en Rusia, Yanukovich exigió el viernes que en cada una de las regiones de su país se celebren referendos. «Como presidente llamo a cada ciudadano ucraniano que piense razonablemente a que no se deje utilizar por personas autonombradas», dijo en una declaración el ex mandatario ucraniano, de 63 años.

Según Yanukovich, solo una consulta popular a nivel nacional, en vez de elecciones presidenciales anticipadas, puede estabilizar la situación en Ucrania y preservar la unidad del país.

En opinión de muchos observadores, las declaraciones de Yanukovich, quien sigue considerándose presidente legítimo de Ucrania, pueden recrudecer nuevamente las tensiones en el este y sur prorrusos de Ucrania.

Yanukovich acusó nuevamente al nuevo gobierno ucraniano del primer ministro prooccidental Arseni Yatseniuk de haberse adueñado del poder mediante un golpe de Estado armado y «sobre los hombros de tropas de asalto nazis».

En tanto, ante el Parlamento de Kiev se manifestaron seguidores del partido ultranacionalista Sector de Derechas que reclamaron la dimisión del ministro de Interior, Arsen Avakov, a quien acusan de la muerte de su líder en un operativo policial. El ministro no descartó presentar su dimisión, pero advirtió de una situación «como la de Somalia».

Ante la escalada de tensión que el conflicto entre Rusia y Occidente está provocando, algunas potencias han decidido aumentar las partidas presupuestarias encaminadas a mejorar el arsenal de Defensa. Lituania, por ejemplo, ya ha anunciado un aumento en el presupuesto para que se corresponda con el 2 % de su Producto Interior Bruto en el 2020, incremento que sigue la línea que ha marcado la OTAN, en comparación con el 0,8 % que había estipulado el país báltico para este año.

La coalición gobernante va a firmar una declaración que permita el aumento de este gasto el próximo sábado, día en el que Lituania celebra el décimo aniversario de su ingreso en la OTAN, según ha publicado el Gobierno.

La modificación ha sido vista como un gesto simbólico, ya que el país báltico contribuye solo con el 0,4 % del gasto militar de la alianza, de la que depende en gran medida su seguridad.

«En el contexto de lo ocurrido en Ucrania, Lituania entiende que contará con la ayuda de la OTAN si fuese necesario», ha declarado el primer ministro, Algirdas Butkevicius.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Putin llama a Obama para intentar un pacto sobre Ucrania