La F-105 disparó accidentalmente un obús inerte que sobrevoló Yibuti

La Armada investiga las causas del incidente, que obligó a aplazar un día la salida de puerto

b. couce
ferrol / la voz

La más moderna de las fragatas españolas, la Cristóbal Colón (F-105), realizó el pasado sábado un disparo accidental de un proyectil que sobrevoló la ciudad de Yibuti. El buque se encontraba atracado en ese puerto tras realizar el día anterior el relevo con la Álvaro de Bazán, la primera de las F-100, para proseguir con el mando español de la operación antipiratería de la OTAN, Ocean Shield, en el cuerno de África.

La Armada Española confirmó ayer el disparo «fortuito», ocurrido, aseguran fuentes oficiales, mientras el buque efectuaba unas «pruebas rutinarias» antes de la salida al mar. En ese momento, se produjo el disparo de un obús inerte -sin carga explosiva- desde el cañón frontal de la fragata, que acabó en el mar. Pero, en su trayectoria sobrevoló una parte de la capital del país africano, según confirmaron distintas fuentes.

El disparo se saldó sin que se produjesen daños, pero habría motivado la petición de explicaciones diplomáticas por parte de las autoridades locales que, según la Armada, fueron informadas por el embajador español de lo ocurrido. Lo sucedido provocó que el buque demorara un día más su salida del puerto de Yibuti. No obstante, la Armada señala que el barco está ya incorporado a la operación «plenamente operativo y patrullando la zona asignada».

El Ministerio de Defensa ya ha iniciado una investigación para esclarecer las causas de lo ocurrido durante las pruebas de comprobación operativa de sistemas en las que se produjo el disparo accidental.

El día de la visita de Morenés

El incidente se produjo el mismo día en que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, visitó el barco y recibió a bordo información detallada de la operación y de la situación de la piratería en la zona, coincidiendo en esos días con los actos de relevo de mando entre los dos buques españoles al frente de la dirección de la agrupación naval SNMG-2 de la Alianza Atlántica. La Armada no ha especificado si Morenés estaba o no a bordo cuando se disparó el obús.

La fragata se encuentra ahora rumbo al puerto de Doha (Catar), donde apoyará la misión comercial de Navantia en la Exposición Internacional de Defensa Marítima DIMDEX que se celebra del 25 al 27 de este mes. La operación en el Índico es la primera misión en el exterior para esta fragata, que, como todas las F-100, tiene base en el Arsenal Militar de Ferrol, de donde partió el 24 de febrero.

Segundo incidente en 17 días

Además, se trata del segundo incidente en parecidas circunstancias en poco más de dos semanas. El 26 de febrero, también durante un ejercicio rutinario de carga de tubos lanzadores de señuelos para misiles, se produjo desde la fragata Almirante Juan de Borbón (F-102) un lanzamiento fortuito de uno de los dispositivos, cuando se encontraba atracada en su base. Como consecuencia del accidente, resultaron heridos leves seis miembros de la dotación, que sufrieron lesiones en oídos y ojos. Este siniestro provocó que la Armada decidiese, como medida de seguridad, suspender las pruebas con señuelos de misiles en los barcos.

La F-105 tiene como misión la última rotación como buque de mando dentro de las tres en que se ha dividido el año bajo dirección española de la SNMG-2. Durante el despliegue, tiene previsto visitar, tras su escala comercial en Doha, los puertos de Salalah (Omán), las islas Seychelles e isla Mauricio. Su navegación durará prácticamente medio año: cuatro meses al mando de la flota más la ida y la vuelta. A bordo lleva 184 miembros de su dotación, además del estado mayor internacional, una unidad aérea embarcada y un equipo de seguridad. En total, 237 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

La F-105 disparó accidentalmente un obús inerte que sobrevoló Yibuti