Siete días de misterio y caos por la desaparición del avión de Malasia

Atentados terroristas, secuestros o incluso ovnis. El paso del tiempo y la falta de certezas alimentan todo tipo de teorías sobre lo que pudo pasar con el vuelo MH370


La Voz / Agencias

La nave del misterio, que bien podría haber sido sacada del mismísimo programa de Iker Jiménez, sigue provocando fascinación más allá de las fronteras malayas. El avión con 239 pasajeros que desaparecía el sábado sin dejar ningún rastro se ha convertido en un verdadero juego de investigación para los internautas, que ya se atreven a llenar la red con toda clase de teorías descabelladas. Al otro lado de la balanza, los investigadores. Para ellos el avión se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza. Pasan los días y no logran avanzar sobre terreno firme.

Muchos misterios y pocas certezas. Lo único seguro es que en algún lugar entre Malasia y Vietnam fue visto por última vez en los radares el vuelo MH370, cuyo destino final era Pekín.

La incertidumbre y el paso del tiempo se han convertido en la fórmula perfecta que alimenta un verdadero caldo de cultivo de hipótesis fantasiosas.

Accidente intencionado

Los templados vietnamitas tienen en su punto de mira a los pilotos a los que ya hacen totalmente responsables del nefasto suceso: «Seguro que se suicidó, estaba estresado con su familia», comenta un internauta en el foro de Dan Tre, un diario de este país. «Sus últimas palabras fueron 'Buenas noches', ese sí que escondía algo», añade otro, a lo que además incluye: «Solamente el capitán puede desconectar todas las señales en la cabina».

Algo más probadas y cercanas a la realidad son las teorías que maneja el experto estadounidense Greg Feith (ex empleado de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte), que está casi completamente convencido de que alguien manipuló intencionadamente el avión. «Todo apunta a que aquí alguien obró premeditadamente. Estoy convencido de que habrá investigaciones penales», explica Feith quien, sin embargo, no se atreve a apuntar si los culpables son los pilotos o los pasajeros.

Atentado terrorista contra China

China también tiene teorías que incluir al imaginario colectivo, y ya circulan varios rumores sobre un atentado de terrorista procedente de las filas de la minoría musulmana de los uigures. No hace falta echar la vista muy atrás para encontrar algunos de los indicios que apuntan a esta posibilidad. Hace dos semanas, se produjo una masacre en una estación de tren en la capital china de la provincia de Yunnan, donde un grupo de hombres armados con cuchillos asesinaron a 33 personas y dejaron tras de sí más de cien heridos.

«Una mujer, tras ser detenida, alertó de una posible Yihad contra China», aseguraba el analista Li Wei a un canal de televisión de Hong Kong.

Casi dos tercios de los pasajeros del Boeing 777-200 eran ciudadanos chinos. ¿Coincidencia?

Un atentado, pero en esta ocasión contra Malasia

Los malasios también temen un atentado, pero en este país se sitúan a ellos mismos en el ojo de los terroristas. La teoría más extendida apunta directamente a los chiitas, quienes se sienten arrinconados por la mayoría sunita en el país. El bulo toma fuerza además con la dificultad que actualmente tiene la prensa, ampliamente controlada por el Estado, para informar sobre conflictos entre musulmanes. Y ya se sabe, cuando una cosa se intenta esconder, el chisme crece más.

Secuestro

La esperanza es el sentimiento más extendido entre los familiares de las 239 personas que viajaban a bordo del vuelo MH370. Ellos se aferran a un clavo ardiendo y su teoría es que la nave aún no se ha precipitado.

Inquietante resulta además, que algunos apuntaron a que los teléfonos móviles de sus parientes daban señal y el tono se mantenía hasta que se cortaba la comunicación. Y los servicios de mensajería instantánea también conducen directamente a teorías conspiratorias, que a muchos recuerdan a los guiones de la archiconocida serie de J.J. Abrams, Perdidos. Y es que los pasajeros desaparecidos estuvieron online en las redes sociales durante horas después de que saltara la voz de alarma sobre la desaparición. «No podemos descartar el secuestro de un avión», apuntó un analista chino.

La culpa fue....de América

Aquí quien no tiene culpables es porque no quiere. Un bastión de los teóricos conspirativos de Irán ya ha señalado con el dedo a Estados Unidos quienes podrían haber secuestrado el aparato «para sabotear las relaciones entre Irán y China y el sudeste de Asia». Así de certero fue el golpe asestado por el parlamentario Hossein Naghavi Hosseini, quien aseguró en su diatriba que el servicio secreto estadounidense secuestró la aeronave para una acción bajo «bandera falsa».

Y esto sí que es una teoría conspiratoria de las de «tomo y lomo». Este iraní se refiere con sus palabras a la posibilidad de que EE.UU. haya realizado operaciones militares encubiertas, que aparentan haber sido realizadas por el enemigo. Algo parecido a lo que desde hace muchos años se viene comentando en la red sobre los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington. Y ya se sabe, en el amor y en la guerra: todo vale.

Y siempre quedarán los extraterrestres

Si lo natural y evidente falla, siempre quedará lo divino y sobrehumano. Alexandra Bruce, de la oscura emisora ForbiddenKnowledgeTV, aseguraba que en las imágenes del radar captadas antes de la desaparición del avión, algunos llegaron a ver un misterioso objeto volador en las cercanías: «Solo lo podemos designar como un OVNI».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Siete días de misterio y caos por la desaparición del avión de Malasia