Esta vez solo se trata de la economía


Cuando Mariano Rajoy visitó ayer la Casa Blanca, su misión principal no era convencer al presidente norteamericano de que España es un fiel aliado de Estados Unidos, algo de lo que no existen dudas en Washington, sino de que no va ser una carga para la recuperación de la economía mundial. En este sentido, el presidente español lo tuvo fácil porque los datos que llevaba en la cartera, aunque contemplados desde la realidad española resulten quizá demasiado optimistas, son más reales en todo caso que la imagen alarmista en exceso que se había impuesto en la prensa norteamericana. Se trataba de poner las cifras al día.

En lo demás, todo hace pensar que Rajoy tiene en mente una «relación tranquila» con Estados Unidos, lejos del entusiasmo atlantista de los años del mandato de Aznar, que rompió un consenso en política exterior heredado de la transición, y también ciertamente aún más lejos de los gestos atrevidos de la primera etapa de Rodríguez Zapatero, sobre todo la retirada de Irak, que le obligaron luego a recomponer la relación a base de muchas concesiones en otras cosas. Los famosos cables de Wikileaks revelan hasta qué punto el Gobierno tuvo que trabajar para ganarse el perdón.

En realidad, aquellas dos políticas opuestas de esos años fueron en gran parte un producto de las circunstancias. A Aznar le tocó el mundo inmediatamente posterior a los atentados del 11-S, y a Zapatero, lidiar en casa con el trauma del 11-M. Las circunstancias son otras ahora. La Norteamérica de Obama es un país con una diplomacia en un momentáneo repliegue que no exige tanto de sus aliados. Los últimos escándalos de espionaje han llegado a ponerla, si no contra las cuerdas, sí en una situación incómoda; y Rajoy fue uno de los pocos líderes europeos que se abstuvo ostensiblemente de hacer críticas al aliado. Por eso tenía la garantía de que la fotografía en la Casa Blanca no saldría movida.

el mundo entre líneas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Esta vez solo se trata de la economía