La dimisión del primer ministro tunecino hace vislumbrar el final de la transición

Ali Laridi ha cumplido la hoja de ruta alcanzada el pasado octubre entre el Gobierno y la oposición


La dimisión presentada hoy por el primer ministro de Túnez, Ali Laridi, al jefe del Estado, Monsef Marzuki, de acuerdo a la hoja de ruta alcanzada el pasado octubre entre el Gobierno y la oposición, abre una nueva fase de la transición política tunecina, que vislumbra ya su final.

El jefe del Ejecutivo saliente anunció su renuncia y «la de todo su Ejecutivo» en una breve comparecencia en el Palacio Presidencial de Cartago tras una reunión con Marzuki.

«Como prometí hace tiempo, ahora que hay una visión clara y una garantía clara sobre el futuro del país, que está a punto de entrar en una nueva etapa con la preparación de las elecciones, presento la dimisión del Gobierno que he dirigido durante 10 meses aproximadamente», dijo Laridi.

El presidente del Ejecutivo precisó que su gabinete permanecerá «hasta la liquidación de los asuntos corrientes en espera de la formación del futuro Gobierno», que dirigirá el tecnócrata Mehdi Yuma, cuya designación oficial está prevista para dentro de dos días.

Laridi tomó este paso clave, que debería contribuir a distender las tensas relaciones entre Gobierno y oposición, después de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) designara la pasada madrugada a los nueve miembros que compondrán la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE), que deberá fijar y supervisar los comicios legislativos y presidenciales cuya fecha aún no ha sido anunciada.

El pasado 5 de octubre la alianza gubernamental dirigida por el partido islamista Al Nahda se comprometió a ceder el poder a un Gobierno de consenso a cambio de que la Asamblea Constituyente acelerara sus trabajos para la redacción de la nueva Constitución, cuya conclusión se espera la próxima semana, y la celebración de elecciones.

A partir de su nombramiento, Yuma tendrá dos semanas para completar la formación de un nuevo Gobierno que estará formado por «independientes» tecnócratas, y cuya principal misión será sacar al país de la profunda crisis política y dirigir la transición hasta las elecciones, que podrían tener lugar a principios de primavera.

En unas declaraciones a una radio nacional, Yuma aseguró hoy que su equipo estará compuesto por 17 ministros.

La dimisión de Laridi coincide, además, con un momento de agravamiento de las tensiones sociales con varios movimientos de protesta que comenzaron la semana pasada,

Numerosas manifestaciones se convocaron desde el pasado viernes para denunciar el artículo 66 de la Ley de Finanzas de 2014, que establece un aumento de los impuestos que gravan a los vehículos agrícolas y de transporte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La dimisión del primer ministro tunecino hace vislumbrar el final de la transición