La Voz / Redacción

Varios cientos de miles de personas llegadas de toda Ucrania han tomado el centro de Kiev para exigir la dimisión del presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, acusado de venderse a Rusia tras su rechazo a firmar un acuerdo de asociación con la UE, y la convocatoria de elecciones anticipadas. La Plaza de la Independencia, conocida ya en todo el mundo como el Euromaidán (maidán es plaza en ucraniano) y donde la oposición mantiene cientos de tiendas de campaña, se ha quedado pequeña y los manifestantes han llenado algunas calles que confluyen en la plaza y también la colina que se eleva sobre la misma.

En un guiño a la oposición rusa al Kremlin, que en los últimos años ha organizado en Moscú varias manifestaciones llamadas «La Marcha de los millones», los europeístas ucranianos celebran en el Euromaidán una acción de protesta llamada «La Marcha del Millón» a la que finalmente acudieron los ucranianos de forma masiva. Las calles y el transporte público de Kiev se convirtieron un río de gente que fluía sin parar hacia la Plaza de la Independencia, donde empezaba a mediodía un mitin de los líderes de la oposición al Partido de las Regiones de Yanukóvich.

Según los organizadores, el numero de manifestantes por la adhesión de Ucrania a la Unión Europea «se aproximó a un millón», mientras que la policía lo cifró en 60.000 opositores y en 15.000 los asistentes a una manifestación de apoyo a Yanukovich ante el Parlamento. Arseni Yatseniuk, uno de los líderes de la oposición, llamó a los manifestantes a «aumentar la contestación» y a «bloquear el barrio gubernamental».

Los manifestantes instalaron varias tiendas cerca de la sede del gobierno y comenzaron a levantar barricadas con cestas de flores, según imágenes difundidas por la televisión ucraniana. Una treintena de manifestantes con los rostros cubiertos derribaron una estatua de Lenin de 3,5 metros erigida en la plaza central de Kiev, indicó la policía. Un grupo de ciudadanos británicos han llegado al Euromaidán con banderas del Reino Unido en mano, en unas de las cuales se puede ver una inscripción en ucraniano que reza «Gran Bretaña está con vosotros».

Poco antes, un centenar de activistas con la boca tapada con cintas negras recorrió la calle Jreschatik, la principal arteria de Kiev que atraviesa la Plaza de la Independencia, en una acción denominada como «La marcha silenciosa del pueblo ucraniano» para expresar su apoyo a los periodistas atacados por los antidisturbios el pasado fin de semana.

Mientras, casi 5.000 agentes de policía velaron por el orden público en el centro de la capital del país, informó el Ministerio de Interior ucraniano. Tanto la Policía de Kiev como la oposición han advertido a los congregados sobre la alta probabilidad de que se produzcan provocaciones violentas durante la jornada, pero finalmente los incidentes han sido mínimos.

El partido opositor Batkivshina (Patria), liderado desde la cárcel por la ex primera ministra Yulia Timoshenko, ha denunciado en un comunicado que las autoridades tienen intención de usar a cerca de mil saboteadores a sueldo para provocar desordenes públicos en el Euromaidán y obtener así el pretexto para declarar el estado de excepción en la ciudad.

Poco después de la masiva manifestación, los Servicios Especiales Ucranianos (SBU) anunciaron la apertura de una investigación por intento de «toma de poder» tras las acciones ilegales de algunos políticos«, sin citar cuáles, por los que podrían enfrentarse a hasta 10 años de prisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Marcha del millón en Ucrania: La plaza central de Kiev se queda pequeña en la protesta contra Yanukóvich