Tropas francesas entran en combate en la República Centroafricana

Un obispo de origen español afirma que la matanza es «indiscriminada»

Miembros de la Cruz Roja retiraban ayer los cadáveres diseminados por las calles de Bangui, donde continúan las matanzas.
Miembros de la Cruz Roja retiraban ayer los cadáveres diseminados por las calles de Bangui, donde continúan las matanzas.
la voz

Los soldados franceses desplegados en el aeropuerto de Bangui mataron a los ocupantes de una camioneta que disparaban contra civiles. El enfrentamiento ocurrió antes de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara la resolución que autoriza la intervención de Francia en la Republica Centroafricana.

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, anunció que la operación Sangaris se inició ayer con el despliegue de patrullas en Bangui para apoyar a la fuerza africana internacional (Misca). Las calles de la capital estaban vacías ayer y los comercios cerrados, ante el temor provocado por los disparos y las matanzas que causaron entre el jueves y viernes 281 muertos, según la Cruz Roja. Pocos minutos antes del toque de queda, aviones de combate, imposibles a identificar, sobrevolaron la capital.

La operación, según Le Drian, pretende permitir la movilidad de la gente, porque «en este país no hay Estado, hay bandas armadas, la población tiene miedo». La ONU alertó de una nueva oleada de refugiados. La mitad de la población (2,3 millones) ya necesitaban ayuda humanitaria y hay 415.000 desplazados. Además, 68.000 personas huyeron a otros países de la región en un año.

Le Drian también aludió a la «reacción muy fuerte» de la comunidad internacional. Una parte cuantificable de este respaldo llega en forma de 50 millones de euros, que la Unión Europea desbloqueará para apoyar la misión, en respuesta a una petición presentada por la Unión Africana. La ayuda se librará a través del Instrumento de Paz para África, un recurso del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) que ya se ha utilizado en otros casos, como el de Somalia.

Además del avión de transporte que Gran Bretaña ofreció ayer, Marruecos apoyará a las tropas francesas con un contingente de sus Fuerzas Armadas.

Con machetes y pistolas

El obispo español de Bangassou, Juan José Aguirre, sigue refugiado con otras 3.000 personas en una parroquia de la capital, adonde viajó esta semana, informó Efe. Según el Gobierno de transición, los tiroteos cesaron ayer, pero Aguirre afirma que los Séléka, que derrocaron a Bozizé y apoyan al actual presidente, Michel Djotodia, siguen «matando con machetes y pistolas sin saber siquiera si sus víctimas son Anti-Balaka». Está habiendo una matanza «indiscriminada», lamentó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Tropas francesas entran en combate en la República Centroafricana