Nelson Mandela: El mundo rinde homenaje a Madiba

Todos los líderes lamentan la muerte del promotor de la dignidad humana


redacción / la voz

Todo el mundo fue ayer Sudáfrica y entonó el mismo canto de dolor y elogios ante la muerte del padre de esa joven nación, Nelson Mandela. El gran luchador contra el apartheid y a favor de los derechos humanos consiguió aunar en torno a su figura las voces más dispares.

Su compromiso con la dignidad humana lo convirtió en hacedor de esa unidad de gobiernos, casas reales e instituciones. Desde EE.UU. a Cuba, Irán, Egipto, Rusia o Corea, o desde Israel a Palestina, Latinoamérica, Europa, África, Afganistán, Siria, India o China, todos los líderes han visto en Madiba, como se le conocía, el símbolo de la libertad, la justicia y la paz.

La muerte del Gandhi de África representa un duelo personal para Barack Obama, para quien fue un referente. El primer presidente negro de EE.UU. ordenó poner las banderas a media asta cuatro días, lo que no es habitual por el óbito de un extranjero.

Hasta hace cinco años, Nelson Mandela estaba en la lista estadounidense de terroristas por su lucha contra el régimen segregacionista. Ayer lo recordaba el presidente de Ecuador, Rafael Correa: «Los poderosos lo pusieron en la lista de los terroristas, hoy el mundo se inclina ante su grandeza». La admiración por «el hermano mayor de todos los luchadores sociales», como lo llamó el uruguayo José Mujica, fue recogida por los mandatarios latinoamericanos, e incluso presidentes como los de Venezuela, El Salvador, Cuba y el propio Uruguay decretaron días de duelo oficial. También lo hicieron países como Argelia, Egipto e India.

En Europa, las banderas de la UE ondearán a media asta el fin de semana para rendir tributo al premio Nobel de la Paz. «Mandela representa la lucha contra el racismo, la violencia política y la intolerancia», dijeron el presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso, y del Consejo, Van Rompuy. La canciller Angela Merkel lo recordó como «ejemplo para el mundo», y el presidente francés, François Hollande, como un «combatiente infatigable». Más de 30 jefes de Estado y de gobierno africanos honraron con un minuto de silencio a Nelson Mandela en París en la cumbre franco-africana.

La excolonia británica también recibió el cariño de la reina Isabel II. Dijo estar «profundamente triste» y recordó que su «legado es una Sudáfrica en paz». El último presidente del régimen racista sudafricano, Frederick De Klerk, al que Mandela sucedió, reconoció que fue un «honor» trabajar con él.

Desde Moscú, Vladimir Putin resaltó su «fidelidad» a los ideales del humanismo y la justicia.

El papa Francisco destacó que Nelson Mandela fue un promotor de la dignidad humana y que espera que inspire a futuras generaciones. El dalái lama confesó que admiraba de él «el valor, los principios y la integridad».

El presidente iraní, Hasán Rohaní, dijo que se ganó un lugar en la historia. El palestino Abás lo calificó como «el hombre más valiente que nos ha apoyado». Su vecino, el israelí Peres, lo describió como «un gran líder que cambió el curso de la historia». Y a ambos, el estadounidense Kerry les pidió seguir su ejemplo.

Para el «hijo más querido de África», como dijo el presidente de Kenia, también tuvieron palabras de admiración, entre otros, de los líderes de Ghana, Nigeria y Senegal. «África está desolada», resumió Kosazana Lamini, de la Unión Africana. «Los héroes nunca mueren», sentenció la secretaria de Madiba, Zelda la Grange.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Nelson Mandela: El mundo rinde homenaje a Madiba