Hezbolá atribuye a Israel el asesinato en Beirut de uno de sus líderes más importantes


Hezbolá anunció ayer la muerte de uno de sus líderes, Hasán Hulo al Laqis, asesinado cerca de su casa en Hadaz, un barrio cristiano-chií del sur de Beirut. El movimiento afirmó que el fallecido era un «guerrero santo» y acusó a Israel de estar detrás del ataque. El hijo de Al Laqis había fallecido en la guerra del 2006, contra Israel.

Al Laqis era un dirigente cercano al jefe de Hezbolá, el jeque Hasán Nasralá, y había integrado las filas del grupo chií desde su fundación en 1982. El líder desempeñó un papel importante en las guerras entre Israel y el Líbano, así como en Siria. Fue enterrado en presencia de varios diputados y líderes de Hezbolá y del grupo chií Amal. El jeque Mohamed Yazbeck ofició el funeral.

Pese a las acusaciones contra Israel, el asesinato del líder de Hezbolá fue reivindicado por dos grupos extremistas suníes. Primero fue la Brigada de los Suníes Libres en Baalbeck, que aseguró en Twitter que fueron «leones suníes libres del Líbano».

Un segundo grupo autodenominado Brigadas de los Partidarios de la Nación Islámica dijo en un comunicado haber cometido el atentado en represalia por la masacre de la ciudad siria de Al Quseir, cercana a la frontera con el Líbano, que fue tomada por el Ejército sirio con apoyo de Hezbolá el pasado 5 de junio tras intensos combates contra los rebeldes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Hezbolá atribuye a Israel el asesinato en Beirut de uno de sus líderes más importantes