Los saqueos y la falta de víveres agravan la situación en Filipinas

EFE

INTERNACIONAL

Más de nueve millones y medio de personas se han visto afectadas por el tifón Haiyan

11 nov 2013 . Actualizado a las 23:08 h.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, declaró hoy el estado de calamidad en todo el país a raíz de la devastación causada por el tifón Haiyan, que azotó el archipiélago filipino el pasado viernes. Mientras comienza a llegar la ayuda exterior para intentar paliar la grave situación, que se calcula puede haber causado unos 10.000 muertos solo en la ciudad de Tacloban, el presidente del país intenta evitar la especulación y el acaparamiento, así como imponer un control de precios a los bienes de primera necesidad.

Mientras la ayuda comienza a llegar a Filipinas en medio de la desesperación de los supervivientes, que buscan entre las ruinas comida, agua y medicinas un avión militar del Ejército estadounidense cargado con suministros de emergencia y víveres de primera necesidad partió hoy desde la base aérea de Manila con destino a la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte, en Filipinas, donde según los últimos cálculos oficiales pueden haber muerto 10.000 personas. Además, cerca de 9,5 millones de personas -cuatro millones de ellas son niños- de 36 provincias filipinas se han visto afectadas. Por su parte, los equipos de limpieza ya han comenzado a llegar a las zonas afectadas y retiran los escombros dejados por Haiyan intentando desbloquear el tránsito rodado, a fin de que pueda llegar la ayuda a las áreas más aisladas lo antes posible.

En el cargamento que transporta el avión militar, un C-130, además de botellas de agua potable, hay mantas y paquetes de comida, además de generadores de electricidad provisionales, un montacargas y dos vehículos, indico la emisora «DDZM».