EE.UU. no ha pedido todavía las bases españolas para atacar Siria

Berlín se suma un día después a la declaración de apoyo a Washington

El Capitolio fue el centro de otra marcha contra la intervención en Siria, a la que se oponen el 51 % de los estadounidenses.
El Capitolio fue el centro de otra marcha contra la intervención en Siria, a la que se oponen el 51 % de los estadounidenses.
La Voz

Europa no quiere dejar solo al presidente Barack Obama en sus planes de castigar al régimen de Bachar al Asad por el ataque químico del 21 de agosto, pero su apoyo no deja ser retórico y condicionado a la espera de lo que ocurra en los próximos días en el Congreso de EE.UU. y se sepa algo del informe de los inspectores de la ONU.

En ese contexto, el ministro de Defensa español, Pedro Morenés, negó tajantemente que el Pentágono haya pedido a España ayuda militar para atacar Siria, pese a que fue uno de los países firmantes de la declaración de San Petersburgo, tras la cumbre del G20, en la que se apoya una «fuerte respuesta internacional» contra Damasco.

«A mí no se me ha pedido nada desde el punto de vista militar, ni el apoyo de las bases [de Morón y Rota] ni nuestra presencia allí», dijo ayer de madrugada Morenés tras reunirse con el secretario de Defensa, Chuck Hagel, en Washington. Evitó, no obstante, precisar que haría si en los próximos días se pide esa ayuda, y solo apuntó que el mundo «no puede permanecer impasible» tras una catástrofe como la vivida en Siria.

Respaldo de la UE

Un día después de que Obama no lograra un amplio respaldo del G20, el jefe de la diplomacia John Kerry buscó convencer a sus homólogos de la UE en una reunión en Vilna (Lituania). Los Veintiocho acordaron la necesidad una «respuesta clara y contundente» al ataque químico, al considerar que hay «fuertes indicios» de que el régimen sirio fue el responsable. Pero, en el habitual lenguaje de estos días, no respaldaron explícitamente una acción militar y pidieron de forma indirecta a Washington que espere al informe de los inspectores antes de decidir una intervención.

El acuerdo común fue posible gracias al anuncio del presidente francés, François Hollande, de que no tomaría decisión alguna antes de ver el informe de los expertos de la ONU.

La Casa Blanca obtuvo la satisfacción de que Alemania se adhiriera ayer a la declaración firmada el viernes en San Petersburgo por once países, entre ellos España. Su ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, justificó la tardía decisión en base a la postura común de la UE sobre Siria, lo que no evitó las críticas de la oposición política.

La declaración no apunta a lanzar un ataque a Siria sin el aval de la ONU, pero tampoco lo descarta. En un párrafo se apela a un firme resolución del Consejo de Seguridad, pero a la vez recuerda que que lleva dos años y medio paralizado y que no puede seguir así. Alfredo Pérez Rubalcaba exigió ayer a Rajoy que explique en el Congreso qué «ha firmado» con EE.UU. En la plaza de San Pedro, el papa Francisco presidió la vigilia por la paz. La «guerra siempre es una derrota para la humanidad», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

EE.UU. no ha pedido todavía las bases españolas para atacar Siria