Los islamistas egipcios llaman a la revuelta civil tras el arresto de su líder

Denuncian al exvicepresidente El Baradei por «traicionar» con su dimisión a quienes lo apoyaban

La Voz

Los islamistas egipcios llamaron ayer a la desobediencia civil contra los «golpistas» que el pasado 3 de julio derrocaron a Mohamed Mursi. La llamada Alianza para la Defensa de la Legitimidad, que incluye a los Hermanos Musulmanes y a otros grupos afines, se produce después de la detención en la madrugada de ayer del líder supremo de la cofradía, Mohamed Badía, por «incitación al asesinato» de manifestantes. Al menos, permanecerá 15 días en prisión.

Estados Unidos criticó el arresto, por ir contra los compromisos asumidos por los militares de impulsar «un proceso político inclusivo».

La campaña de desobediencia civil incluye el boicot a los medios de comunicación partidarios del golpe y a las compañías y productos de aquellos países que lo financian, recoge Efe.

Los Hermanos Musulmanes prometieron que seguirán su lucha contra el Gobierno. La cofradía ya había indicado que Badía solo es «un individuo entre los millones que se oponen al golpe de Estado». La web de los islamistas anunció ayer el sustituto del guía supremo, Mahmud Ezat, aunque después el Partido Libertad y Justicia, vinculado al grupo, lo desmintió.

La detención de Badía, que estaba huido desde el 4 de julio que se dictó una orden de captura en su contra, asesta un duro golpe al movimiento islamista creado hace 85 años. Su hijo Ammar, de 38 años, murió en los enfrentamientos del pasado viernes, pero él no acudió al funeral.

Las televisiones locales, adheridas a la causa del Ejército y a favor de la violencia contra el «terrorismo de los Hermanos Musulmanes», emitieron imágenes de Badía postrado y ataviado con una larga túnica blanca. Desde el derrocamiento de Mursi solo había aparecido una vez en público. El Ejército quiere mostrar con esas imágenes su victoria sobre los islamistas, y confía que la humillación los debilite en futuras negociaciones.

Tras ser detenido en su apartamento de Rabea al Adauiya, en El Cairo, Badía, de 70 años, fue llevado a la prisión cairota de Tora, donde están sus dos adjuntos con quienes será juzgado el domingo. En la misma cárcel se encuentra Hosni Mubarak, el presidente expulsado del poder en el 2011.

Desacuerdo de El Baradei

Por su parte, el exvicepresidente de Egipto Mohamed el Baradei, que dimitió del cargo la semana pasada por su desacuerdo con la represión hacia los islamistas, ha sido denunciado por «traición a la confianza» de los grupos que lo apoyaban.

Al Sayed Atiq, abogado y profesor de Derecho Penal en Heluán, explicó que ha interpuesto una demanda civil al considerar que con su renuncia al cargo «violó el contrato» que le ligaba a diferentes grupos políticos.

Mahmud Ezat, un médico de la línera dura islamista, es considerado el líder de la cofradía en la sombra. «El hombre de hierro» defiende los postulados del radical egipcio Al Qutb. Estuvo varias veces en la cárcel. Cercano a Hamás y artífice del acercamiento a grupos yihadistas. Defiende la ley islámica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los islamistas egipcios llaman a la revuelta civil tras el arresto de su líder