Escocia sería un miembro de la UE menos «gruñón» que Londres, dice Alex Salmond

El dirigente del Partido Nacionalista Alex Salmond está convencido de que Edimburgo decidirá a favor de su independencia del Reino Unido en el 2014


El dirigente escocés Alex Salmond está convencido de que Escocia decidirá a favor de su independencia del Reino Unido en el referéndum del 2014 y que será un miembro de la Unión Europea menos «gruñón» que Londres, dijo en una entrevista.

«Vamos a ganar el debate», asegura categóricamente el primer ministro escocés, 13 meses antes de un histórico referéndum en el que 5,5 millones de escoceses serán convocados a las urnas.

Sin embargo, las encuestas de opinión contradicen estas previsiones: sólo un tercio de los escoceses estaría a favor de la independencia del Reino Unido.

El dirigente del Partido Nacionalista Escocés (SNP) está también convencido de que una vez que Escocia declare su independencia, integrará organizaciones como la Unión Europea o la OTAN.

«Nadie en Europa deseará una solución diferente», afirma Salmond, dirigente de esta provincia semiautónoma.

Además, el dirigente asegura que, al contrario de Gran Bretaña, Escocia sería un miembro con un enfoque decididamente europeo. «Escocia sería un miembro de la UE mucho más participativo y mucho más enfocado al exterior que Londres», afirma.

«Pienso que uno saca mucho más provecho de su pertenencia (a la UE) siendo progresista y abierto en lugar de estar todo el tiempo gruñendo», declara.

«Sí, quedan cosas por resolver, pero hay que resolverlas juntos y no amenazando con dar un puñetazo en la mesa todo el tiempo», afirma este economista de 58 años.

En caso de que los escoceses decidan romper los lazos que los unen a la corona británica desde hace más de 300 años, uno de los temas delicados sería el futuro de la base militar escocesa de Faslane, que alberga el submarino nuclear del país.

Alex Salmond, opuesto a las armas nucleares, desea que este submarino sea trasladado a otro lugar y rechaza la idea que estudia por Londres, según la prensa, de convertir este lugar en un enclave bajo soberanía británica ante una hipotética victoria de los partidarios de la independencia de Escocia.

«Nadie puede pensar seriamente que se autorizará a Londres a anexar una parte de Escocia sólo porque quiere mantenerla», dijo Salmond, desmintiendo informaciones según las cuales la OTAN rechazaría la integración de este país en caso de que prevalezca una disputa sobre esta base.

Una Escocia independiente, reconoce sin embargo Salmond, perdería influencia en las Naciones Unidas, donde el Reino Unido es miembro permanente del Consejo de Seguridad.

Actualmente, el parlamento escocés tiene competencias en materia de educación, salud, medio ambiente y justicia, pero los asuntos relativos a las relaciones exteriores y defensa corresponden al gobierno británico.

Escocia se pronunciará el 18 de septiembre 2014 sobre su independencia, una oportunidad histórica para esta región que es una de las cuatro naciones constituyentes del Reino Unido (junto con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte) desde la firma del Acta de la Unión con Inglaterra, hace tres siglos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Escocia sería un miembro de la UE menos «gruñón» que Londres, dice Alex Salmond