Israel acelera la colonización en el regreso al diálogo de paz

Daniela Brik JERUSALÉN / EFE

INTERNACIONAL

La familia de Jamil Nabi Annatsheh, encarcelado en 1992 por el asesinato de un israelí, esperan su liberación en Hebrón.
La familia de Jamil Nabi Annatsheh, encarcelado en 1992 por el asesinato de un israelí, esperan su liberación en Hebrón. AMMAR AWAD reuters

Veintiséis palestinos, excarcelados tras más de dos décadas entre rejas

14 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Israelíes y palestinos regresan hoy a la mesa de negociaciones para iniciar formalmente un nuevo proceso de paz, tras la liberación anoche de 26 palestinos y después de los anuncios de nuevos asentamientos en Cisjordania. «Una de cal y otra de arena», así podría definirse la política seguida por Israel con los palestinos, aunque la liberación de prisioneros no ha estado exenta de críticas por no incluir reclusos de Jerusalén Este o residentes en Israel o por el procedimiento unilateral seguido para su excarcelación.

Israel se comprometió a liberar a 103 presos palestinos encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo (1993) como gesto destinado a allanar el camino al regreso al diálogo, paralizado desde hace cerca de tres años.

Los 26 liberados son los primeros de un total de cuatro tandas de presos que verán la calle dependiendo del curso de la negociación. La mayoría ha cumplido más de dos décadas entre rejas. Los palestinos argumentan que los que van a ser liberados actuaron en tiempos de conflicto, antes de que se rubricara un primer acuerdo en 1994.

Sin embargo, su puesta en liberad levanta ampollas en Israel y el responsable de la asociación de víctimas del terrorismo Almagor, Meir Indor, considera la medida «una claudicación ante las organizaciones terroristas palestinas». El Tribunal Supremo de Israel rechazó ayer un recurso de Almagor contra la excarcelación.

La situación se ha visto enrarecida por el anuncio el domingo del Ministerio israelí de Vivienda de licitaciones para la edificación de 1.200 viviendas en Jerusalén y Cisjordania y la aprobación de otro proyecto, revelada ayer, para construir más de 900 casas en Guiló, al sur de la Jerusalén ocupada en 1967.

«Todos estos anuncios de planes aprobados hace tiempo tienen el único objetivo de perturbar las conversaciones», dijo Pepe Alalu, concejal de Jerusalén del partido pacifista Meretz. Los anuncios han enfurecido a los palestinos, pero en Israel estas proclamas son vista como una forma de apaciguar los ánimos de los sectores próximos a los colonos del Ejecutivo de Benjamín Netanyahu.

Jefe de la misión palestina

58 años, Jerusalén. Próximo a Arafat, ha participado en todas las negociaciones con Israel desde 1991, excepto en la que puso en pie en secreto los acuerdos de Oslo de 1993.