Los Obama vuelven a sus costumbres más pijas

Victoria Toro

INTERNACIONAL

La familia presidencial americana ha decidido veranear en Martha's Vineyard tras los cien millones de dólares por un viaje a África que ha indignado a ciertos sectores

12 ago 2013 . Actualizado a las 02:51 h.

Desde el viernes los Obama están otra vez en el sitio más exclusivo de Estados Unidos para las vacaciones, la isla de Martha's Vineyard. Allí habían pasado sus días de descanso estival en el 2009, 2010 y 2011, pero no en el 2012. La razón es muy fácil de entender, Martha's Vineyard es el lugar de veraneo de los más ricos entre los ricos y el 2012 fue año electoral. Cada vez que la familia Obama ha ido allí, al presidente le han llovido las críticas, así que el año pasado suspendió sus lujosas vacaciones no fuera a ser que le restaran votos. Pero el 2013 no solo no es año electoral sino que el mandatario estadounidense ya no se juega nada porque está en su último mandato, así que la consigna de este año parece haber sido: ¡a disfrutar!

Y es que no ha sido solo el destino vacacional de agosto lo que ha provocado críticas al inquilino actual de la Casa Blanca, algunas otras aficiones de la familia han hecho que se les acuse de elitistas, alejados del estadounidense medio y de snobs. En una palabra, de pijos.

El propio Barack Obama recuerda en su autobiografía como su gusto por la mostaza francesa de Dijon para acompañar a las hamburguesas en vez de la tradicional y tan estadounidense mostaza amarilla causaba terror a sus asesores. Es fácil de entender ese miedo en un país que consideraba negativo que el excandidato republicano a la presidencia Mitt Romney hablara francés. Y es que cualquier interés por culturas, gastronomías o costumbres foráneas es visto como liberal y elitista. Y aunque Obama intenta dar una imagen cercana, lo cierto es que está muy lejos de ella.