Los partidarios de Mursi seguirán acampando a pesar de las amenazas del gobierno

Los Hermanos Musulmanes piden que se anule el golpe de estado para iniciar las conversaciones entre ambos bandos


Los partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi han afirmado que seguirán las movilizaciones pese a las amenazas recibidas del poder de terminar las concentraciones en El Cairo utilizando la fuerza, una jornada después de que 72 personas fallecieran en enfrentamientos con la policía.

A lo largo de todo el fin de semana se han registrado altercados, que aún continúan, y que han dejado numerosos heridos. Por ello, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, Gehad el Hadad, ha afirmado que «hay sentimientos de tristeza y cólera, pero también una gran determinación» en el bando de los partidarios de Mursi de continuar adelante. Hadad asegura que rechazarán cualquier compromiso que suponga avalar el derrocamiento del que fuera el primer presidente elegido democráticamente en Egipto. Por ello, los Hermano Musulmanes, organización en la que estaba Mohamed Mursi, ha puesto como condición previa para cualquier discusión su reincorporación. «Aceptamos cualquier iniciativa a condición de que se base en la restauración de la legitimidad y anule el golpe de Estado. No negociaremos con el ejército», dijo

En los alrededores de la mezquita Rabaa al Adawiya, en el nordeste de El Cairo, los seguidores de Mohamed Mursi continuaron acampados, como llevan haciendo desde hace casi un mes, ignorando de esta forma las amenazas de las autoridades de desmantela a la fuerza «muy pronto» el campamento y utilizaron estas amenazas para generar nuevas consignas que entonaron al momento, «¡Si si, lárgate!» contra el jefe del ejército y nuevo hombre en el poder, el general Abdel Fatah al Sisi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los partidarios de Mursi seguirán acampando a pesar de las amenazas del gobierno