Fuertes presiones obligaron a Obama a tomar la decisión de armar a los rebeldes sirios

Ha pesado la postura de la nueva consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, partidaria de la intervención militar


Nueva York / corresponsal

Barack Obama se negó durante dos años a intervenir en la guerra siria. Primero porque es un convencido de las virtudes de la negociación política y, sobre todo, porque quiere pasar a la historia como un hombre que acaba guerras no que las comienza. Y a pesar de ello, la Casa Blanca anunció el jueves en entregará armas a la oposición a Bachar al Asad. El presidente ha sufrido enormes presiones para llegar a esa decisión, según The New York Times. Incluso el expresidente Bill Clinton insistió para que cambiara de opinión. Y desde luego ha pesado la postura de la nueva consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, partidaria de la intervención militar.

La decisión de Obama ha estado impulsada también por la participación en la guerra siria de la milicia proiraní Hezbolá y por los avances del régimen de Damasco, cuya victoria daría, según la lectura que hace Washington, más alas a Irán.

Obama discutirá todo esto con sus aliados ya que hoy mismo emprende un viaje a Europa que le llevará a Irlanda del Norte para la cumbre del G-8 y a Alemania. En Belfast, intentará convencer al presidente Vladimir Putin de que su decisión de armar a los rebeldes está motivada por su interés en que se igualen las fuerzas para poder llevar a ambos bandos a una negociación.

Rusia ha mostrado su oposición a la posibilidad de que se cree una zona de exclusión aérea en Siria. En referencia al despliegue de misiles Patriot y aviones F-16 por EE.UU. en Jordania con ese fin, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que «no es necesario ser un experto para darse cuenta de que viola el derecho internacional».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Fuertes presiones obligaron a Obama a tomar la decisión de armar a los rebeldes sirios