Christian Burgazzi: «La campaña se ha convertido en una competencia por la abstención»


Redacción / La Voz

Christian Burgazzi, consultor internacional, analista político e ingeniero habla sobre el momento político de Venezuela y afirma que el 14-A podría ocurrir un empate técnico entre los candidatos Henrique Capriles y Nicolás Maduro

-Como veterano analista, ¿cuál es su visión sobre el escenario político de Venezuela a dos días de las elecciones presidenciales?

-Hay paradojas en la vida que parecen más bien parajodas, y en Venezuela son frecuentes. La más reciente es la campaña electoral relámpago que se ha convertido en una competencia por la abstención, más que una carrera para ganar votos. el 14 de abril ganará quien menos se abstenga y quien logre que el otro bando se abstenga más. Esto no facilita los pronósticos acerca del resultado, todo lo contrario, agrega otros factores de incertidumbre a los ya demasiados imponderables, que hacen muy difícil predecir el desenlace final. A mi juicio, señala que el resultado final podría ser muy, pero muy apretado. Es decir, con una diferencia menor al 5%, incluso a niveles de empate técnico (2%); lo cual plantea un escenario complejo y de mucha tensión, si quienes pierden se niegan a aceptar su derrota por un pequeño margen.

-¿Qué impacto ha teniendo en la campaña la ausencia física del líder máximo y su presencia como mito?

-Con la ausencia física de Chávez el escenario político es totalmente diferente. Por un lado la alternativa democrática venezolana ha consolidado su unidad más allá de las estrategias electorales, se plantea además la defensa de la democracia en todos los ámbitos, ante los múltiples atropellos por parte del régimen. Además se presenta a la nuevas elecciones presidenciales mucho más organizada y consolidada entorno a su líder reconocido Henrique Capriles. Por otro, el partido del régimen se mantiene unido ante la necesidad de mantener el poder y por orden del difunto presidente, que dejó designado a su sucesor, y cuya herencia será difícil de irrespetar tan cerca de su partida. Sin embargo, en el seno de dicho partido existen profundas diferencias y conflictos latentes entre al menos tres o cuatro sectores que se disputan el control del poder y del los recursos del estado, que utilizan como propios.

-De las últimas encuestas difundidas, cuatro dan como un claro ganador a Maduro y una a Capriles. ¿Cuál es su análisis de estas encuestas?

-La gran mayoría de las encuestas difundidas -de hecho todas menos una- son de encuestadoras identificadas con el régimen, unas más abiertamente que otras y ninguna acertó los resultados del 7-O, ya que daban brechas mayores. Sus sondeos datan ya de algunas semanas, ya que un trabajo de campos serio requiere de al menos 3 o 4 semanas para presentar resultados y fueron realizados en medio del luto y funerales de Chávez. Siendo esta una campaña tan corta, de hecho oficialmente de solo 10 días a partir del 2 de Abril, ninguna encuesta puede medir de forma confiable la realidad electoral. Una mejor apreciación de esta realidad, a pesar de sus márgenes de error, se puede tener con los llamados tracking, que son consultas telefónicas diarias, que se van promediando de forma dinámica todos los días. Estos tracking muestran un fuerte disminución de la intención de voto por Maduro y un crecimiento acelerado a favor de Capriles. El 5 de abril ya Capriles superó a Maduro y lleva 4,8% de ventaja. En cualquier caso todo indica que el resultado será muy cerrado, cualquiera sea el ganador.

-En un escenario similar, el pasado octubre su análisis era que Capriles iba a ganar a Chávez por más de medio millón de votos, pero al final ganó el candidato oficialista por un margen muy amplio. ¿qué pasó entonces y que puede pasar ahora?

-Entonces pasó que las tendencia no terminaron de cruzarse; que faltó tiempo para ello. De hecho, de no haberse anticipado las elecciones de Diciembre, como estaban previstas, a Octubre, considero que hubiera ganado Capriles. En esta ocasión la contienda se vuelve cerrada, ya que si bien Maduro no es Chávez, fue ungido por él, y ha basado toda su campaña en la imagen y grabaciones de la voz de Chávez, convertido en mito, al que quieren colocar en el panteón nacional. Sin el respaldo del mito de Chávez, ningún candidato del régimen le ganaría a Capriles. De hecho el más fuerte contendor, según encuestas pasadas, hubiera sido Elías Jaua, y no Maduro; y Jaua fue derrotado por Capriles en las elecciones de Gobernación de Miranda el 16 de Diciembre.

-¿En qué cambió el discurso de Capriles de la anterior campaña a esta?

-El discurso de Capriles es mucho más confrontador, el contexto es otro, y contra Chávez ese estilo no hubiera funcionado, por con Nicolás, como lo llama, la confrontación es abierta y directa, llegando incluso a la burla y descalificación, lo cual le ha permitido retomar el liderazgo de los opositores, recuperar el ánimo que quedó muy abatido después de las dos derrotas electorales recientes y consolidar alrededor suyo a todas las fuerzas de la alternativa democrática, con miras a mantener la misma votación del 7-O e incluso atraer a votantes rojos light, descontentos y decepcionados con Maduro, quien evidentemente no llega a calzar la talla de Chavez, ni cerca.

-Además del conocido discurso del pajarito que se le apareció, ¿qué destacaría del discurso de Maduro?

-Nada relevante que destacar. Es un discurso lleno de frases hechas, de menciones a Chávez y de agresiones contra los opositores y sus líderes. Recientemente, evidentemente preocupado por la merma de sus votantes, muchos de los cuales se abstendrán ante la ausencia de Chávez, ha llegado a amenazarlos con maldiciones si no votan por el.

-El problema del desabastecimiento y la escasez de alimentos que parece que se está registrando de nuevo en el país, ¿Puede producir un efecto similar al de 2007 que, según algunos, le hizo perder el referéndum de la reforma constitucional a Chávez?

-En todo proceso electoral los temas económicos influyen en el resultado, y en particular cuando son tan sensibles como el desabastecimiento, la inflación y la devaluación de la moneda, fenómenos que en Venezuela van de la mano, y que alcanzan niveles record a nivel latinoamericano y mundial. Además se viene repitiendo a lo largo del país, apagones, es decir corte de la energía eléctrica que son muy frecuentes -a veces incluso varias veces al día, todos los días- y muy prolongados -de 10 horas de duración en muchos casos-, con la excepción de Caracas, la cual han protegido con un anillo de seguridad eléctrica, por lo explosiva que sería esa situación, que ya es rutinaria en el interior del país, de darse en la capital. Al desastre generalizado se agrega el problema de inseguridad, en el cual Venezuela también presenta cifras record de homicidios a nivel mundial. Estos son los asuntos que explicarían una eventual derrota de Maduro. Chávez se murió a tiempo, antes que el país se le desmoronara en las manos, como está ocurriendo. El sucesor designado la tendrá muy difícil, si llega a ganar.

-Se comenta que el sector del chavismo que encabeza Diosdado Cabello no está apoyando realmente la campaña de Maduro. ¿Cree usted que está ocurriendo eso?

-En efecto, ni Diosdado ni otros líderes relevantes de facciones distintas a las de Maduro -Arias Cárdenas, por ejemplo, Gobernador electo del Zulia, el estado petrolero del país-, dentro del partido de la revolución, se han visto muy involucrados en la campaña electoral. Esto refleja las tensiones internas y los eventuales conflictos que le esperan al partido del régimen.

Pase lo que pase el 14-A, gane o pierda Maduro, ese será el punto más alto del chavismo, de allí en adelante, comenzará su declive.

-En el caso hipotético de que Capriles logre ganar, ¿Podrá gobernar con una Asamblea de mayoría chavista?

-Capriles tiene opciones reales de ganar, y si eso ocurre, las correlaciones de poder se verán alteradas, el chavismo no es una fuerza monolítica, y menos en ausencia de Chávez, por lo que se verán múltiples reacomodos, y cambios de bando, como ocurrió en Abril del 2002, cuando el golpe de estado contra Chávez; en las primeras se voltearon la mitad de los oficialistas. Así mismo ocurrirá con los demás poderes controlados hoy por el régimen, al perder el poder, las ratas abandonan el barco.

-¿Será capaz de mantenerse unida la oposición después del 14-A?

-Si. La alternativa democrática ha aprendido de las derrotas y de sus éxitos; hoy en día la unidad democrática está mucho más consolidada que las fuerzas del chavismo sin Chávez, que de perder el poder, se irán desmoronando. Incluso en caso de derrota por un margen menor a la derrota del 7-O contra Chávez, la oposición saldrá fortalecida y continuará su lucha en defensa de la democracia, que recuperará completamente, más temprano que tarde.

Si gana Maduro, la crisis del país se agudizará en todas las áreas, económicas, sociales y políticas. Su gobierno será muy inestable. En cualquier escenario el oficialismo quedará debilitado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Christian Burgazzi: «La campaña se ha convertido en una competencia por la abstención»