El Líbano elige a un primer ministro de consenso pese a la crisis siria

efe

Texto La clase política libanesa volvió hablar ayer con una sola voz al escoger por consenso al independiente Tamam Salam como primer ministro, pese a la fragmentación del país por la crisis siria, que lo mantiene al borde del precipicio.

Salam, diputado por Beirut y procedente de una familia política tradicional suní, obtuvo el apoyo de 124 de los 128 diputados tras dos días de consultas del presidente del Líbano, Michel Suleiman, con los grupos parlamentarios. El nuevo jefe del Gobierno reemplaza al millonario Nayib Mikati, que dimitió el 22 de marzo como consecuencia de las desavenencias entre los miembros de su gabinete.

En su primera declaración como primer ministro, Salam afirmó que pretende la formación de un Gobierno de «interés nacional», en el difícil contexto que atraviesa el Líbano, y se comprometió a proteger al país de las repercusiones de la guerra siria.

El nuevo primer ministro contó con el voto favorable del bloque prooccidental del suní Saad Hariri (cercano a Salam), pero también del bloque prosirio de Hezbolá.

Según el acuerdo de Taif, que en 1989 puso fin a la guerra civil, merced al sistema confesional de reparto de poder, la jefatura del Gobierno se reserva a un suní, la presidencia del país a un cristiano y la del Parlamento a un chií.

Tamam Salam

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Líbano elige a un primer ministro de consenso pese a la crisis siria