David Miliband sale de la política para no rivalizar con su hermano, el líder laborista


londres / e. la voz

David Miliband, último baluarte de la era Tony Blair en las filas de los laboristas, ha renunciado a su carrera política para evitar interferir en el trabajo de su hermano menor y actual líder del partido de la oposición británica, Ed Miliband. Desde el 2010, y tras haber caído derrotado ante su hermano en la batalla por las riendas del partido, el que fuera ministro de Exteriores de Gordon Brown y el hombre que todos creían iba a sucederlo se había autorrelegado a un papel político secundario.

El mayor de los Miliband, que se mudará a Nueva York para dirigir la oenegé Comité Internacional de Rescate, ha dicho que la decisión ha sido difícil, pero que «siempre será laborista». La inesperada derrota en el 2010 ante su hermano Ed, físicamente más frágil y con un defecto en el habla, había acrecentado los rumores sobre las hostilidades entre ambos, lo que parece ser la clave para explicar la marcha de uno de los políticos más brillantes del partido.

David Miliband ha declarado que es momento de poner punto y final a la «telenovela» que les rodea y dejar su escaño en el Parlamento. «Quiero que el escenario [político] sea Ed Miliband contra David Cameron, no Ed y David. No quería convertirme en una distracción», confiesa. Según su hermano, «la política británica será más pobre» sin David Miliband.

Ed Miliband se ha manifestado como un serio contendiente para recuperar la presidencia en el 2015, ya que los sondeos dan a los laboristas 10 puntos de ventaja sobre los conservadores. Sobre su hermano David, la mayoría coincide en que el partido ha perdido a uno de sus mejores hombres, aunque el mayor de los Miliband, conocido por su arrogancia, ha decidido que es momento de quitarse de en medio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

David Miliband sale de la política para no rivalizar con su hermano, el líder laborista