El presidente mexicano Peña Nieto desafía el imperio del hombre más rico del mundo

Sandra Parra / Andrea Sosa CIUDAD DE MÉXICO / DPA

INTERNACIONAL

Se dispone a acabar con las restricciones que durante décadas frenaron la competencia en el audiovisual y las telecomunicaciones

13 mar 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Se acaba la tranquilidad en el reino de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, y en el de los magnates indiscutidos de la televisión mexicana. El presidente del país, Enrique Peña Nieto, se dispone a acabar con las restricciones que durante décadas frenaron la competencia en el sector de la industria audiovisual y en el de las telecomunicaciones con una reforma que abre las puertas a la competencia.

Aunque fue celebrada por el grupo Televisa y por América Móvil, compañía de Slim que integra las empresas de telecomunicaciones Telmex y Telcel, la reforma afectará a los intereses de estos gigantes al elevar del 49 al 100 % la participación de inversión extranjera directa en telecomunicaciones y comunicación vía satélite. Asimismo, eleva del 0 al 49 % la participación requerida en radiodifusión.

La iniciativa pone en apuros el reino de Slim, un empresario mexicano de origen libanés que construyó su fortuna de 73.000 millones de dólares a partir de la privatización de la compañía telefónica estatal en el gobierno del expresidente Carlos Salinas de Gortari en los años noventa. El monopolio de las comunicaciones del magnate se ha expandido por América Latina, donde también domina en el sector con América Móvil, y por Europa, con la operadora holandesa KPN.