Aplausos a Ahmadineyad y silbidos al Príncipe

P. G. O. Caracas / corresponsal

INTERNACIONAL

09 mar 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Más de doce horas en filas bajo un calor inclemente, autobuses llegados de todo el país. Embarazadas, madres con sus bebés, durmiendo en jardines. Montañas de basura, botellas de plástico, restos de comida, envases en los que alguna vez hubo bocadillos.

Centenares de niños extraviados en los tumultos y protestas y lesiones que se producen cuando alguien se cuela y luego tienen que ser cuidados por los bomberos, que también tienen que atender a decenas de desmayados. Personas que se toman fotos delante de las miles de coronas enviadas por la muerte de Hugo Chávez, en la Academia Militar, o ante los gigantescos afiches con el rostro del presidente en el camino hacia su catafalco.

Llantos y gritos: «Te amo, Chávez», y besos arrojados a su urna, aunque está prohibido y los militares dan instrucciones para los dos segundos que se permite estar frente al ataúd.