Tres médicos españoles se hacen cargo del tratamiento de Chávez

Le proporcionan junto a dos rusos cuidados paliativos, no curativos

Militares de la guardia presidencial custodian el hospital de Caracas donde está Chávez.
Militares de la guardia presidencial custodian el hospital de Caracas donde está Chávez.

caracas / corresponsal

Solo cinco médicos, según versiones extraoficiales, se están haciendo cargo de la salud del presidente venezolano, Hugo Chávez, desde que este volvió a Caracas el pasado lunes, y ninguno de ellos es local ni cubano.

Tres serían españoles, del equipo del doctor José Luis García Sabrido, y otros dos son rusos, y tienen como objetivo proporcionar tratamiento paliativo, no curativo, al mandatario, aquejado de cáncer desde junio del 2011 y quien, en diciembre, fue sometido a una cuarta intervención quirúrgica en La Habana, tras la cual no ha sido visto en público en más de dos meses.

Fuentes a las que han tenido acceso periodistas indican que el tratamiento al que está sometido Hugo Chávez en la capital venezolana se lleva a cabo en medio del más absoluto secreto, y ninguno de los médicos, enfermeras o incluso trabajadoras de limpieza del hospital militar de Caracas, donde supuestamente está recluido el mandatario, tiene acceso al piso 9, el último del sanatorio, que fue totalmente remodelado, desde hace meses, para recibirlo.

Empleados del centro asistencial, declarando en condición de anonimato, señalan que los galenos y el resto del personal que atiende a Chávez llegan en vehículos oficiales, protegidos por escolta militar, y cuando terminan sus jornadas laborales son recogidos nuevamente por los mismos vehículos.

García Sabrido, jefe del servicio de Cirugía del hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha estado involucrado con el tratamiento de Hugo Chávez desde que se le descubrió la enfermedad: presumiblemente -porque nunca se ha dado un parte médico que informe qué tipo de cáncer padece- el mandatario padece un rabdomiosarcoma del psoas, un músculo detrás de la vejiga, un tumor sumamente raro en adultos.

El cáncer, siempre según versiones extraoficiales -y lo que médicos consultados por los medios pueden colegir de los cada vez más exiguos informes oficiales sobre la salud del presidente venezolano- ha ido extendiéndose a riñones, páncreas, huesos y pulmones. La última información pública sobre la enfermedad refirió que padecía insuficiencia respiratoria y tenía instalada en su cuello una cánula traqueal.

Al tiempo, el entusiasmo generado por la supuesta llegada de Chávez a Caracas, tras 69 días en La Habana, ha ido dando paso a cuestionamientos sobre la veracidad de la información, no solo por el secretismo que rodea al hospital militar, sino porque incluso se afirma que no se encuentra allí, a lo que ayuda que no se haya mostrado ni una imagen de su llegada o su convalecencia. Es más, el presidente boliviano, Evo Morales, quien estuvo de visita en Caracas el martes, no pudo verlo.

En un acto ayer, el vicepresidente Nicolás Maduro ni siquiera se refirió al estado de Hugo Chávez, aunque sí dijo que el mismo mandatario «quiso anunciárselo al pueblo» y por eso comunicó su regreso en Twitter.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

Tres médicos españoles se hacen cargo del tratamiento de Chávez