El caso del prisionero X reabre el debate sobre la censura en Israel

Una cadena australiana desvela el nombre y profesión del preso. Hasta ahora se desconocía su identidad y los motivos de su detención


Amán / E. La Voz

Su identidad y los motivos de su detención se desconocían. Ni los guardas que lo vigilaban en la cárcel de máxima seguridad de Ayalon -construida para el asesino del presidente Isaac Rabin- sabían su nombre. En el 2010 fue encontrado ahorcado en su celda y su cuerpo trasladado a Australia, su país de origen. El Gobierno israelí dio el caso por cerrado. Pero la cadena pública australiana ABC, desveló el martes su nombre y su profesión: Ben Zygier, espía del Mossad. Respuestas que han reabierto el debate sobre el hermetismo y la censura en Israel.

«Cooperen y retengan una información muy embarazosa para cierta agencia del Gobierno», solicitó el primer ministro Benjamín Netanyahu a la prensa local, horas antes de la exclusiva de la ABC. La difusión mundial obligó a relajar la censura y los medios pudieron ayer hacerse eco, pero no investigar las circunstancias de su muerte. Anoche, el Gobierno admitió, por primera vez, que un extranjero falleció ese año en una prisión de máxima seguridad, pero sin mencionar el nombre de Zygier.

Espía del Mossad

Según la ABC, Ben Zygier, conocido como Ben Alon, estaba casado con una israelí y tenía dos hijos. En el 2000 llegó a Israel e ingresó en el Ejército, hasta que a principios del 2010 fue arrestado por el propio Mossad. A partir de estos datos, todos son especulaciones. El diario australiano Age asegura que la inteligencia de Camberra estaba investigando a Zygier por usar pasaporte australiano para espiar a favor de Israel.

Coincide además que en el 2010 tres de los agentes israelíes que asesinaron en Dubái a uno de los fundadores del brazo armado de Hamás habían utilizado pasaportes australianos. Australia ha pedido que se abra de nuevo la investigación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El caso del prisionero X reabre el debate sobre la censura en Israel