La discoteca de Brasil en la que murieron 233 personas solo tenía una puerta al exterior

La Voz AGENCIAS

INTERNACIONAL

GERMANO RORATTO

Según los testigos, los guardias de seguridad bloquearon las salidas del local para evitar que los clientes se fueran sin pagar sus consumiciones

28 ene 2013 . Actualizado a las 13:06 h.

Testigos del incendio ocurrido ayer en una discoteca de Brasil, que dejó al menos 231 muertos y 117 heridos, denunciaron que los guardias de seguridad bloquearon la salida del local durante varios minutos después de que se iniciasen las llamas. Según los testigos, los agentes pretendían evitar así que la gente se fuera sin pagar sus consumiciones.

En declaraciones a varios medios locales, los jóvenes que disfrutaban de la fiesta universitaria en la discoteca Kiss de Santa María, al sur de Brasil, aseguraron que los guardas interceptaron la salida porque creyeron que se trataba de una pelea e intentaron evitar que quienes pretendían salir corriendo aprovecharan el tumulto para irse sin abonar lo consumido. También a través de las redes sociales, varios asistentes a la fiesta de la discoteca de Brasil confirmaron que durante algunos minutos se les impidió abandonar el lugar, que fue pasto de las llamas en cuestión de minutos.

El local, con capacidad para 2.000 personas y que estaba lleno en el momento en que se inició el mayor incendio de este tipo en Santa María, posee una única puerta al exterior y no tiene salida de emergencia. Esto llevó a que muchas de las víctimas entraran en los baños creyendo que se trataba de la salida de emergencia. El 90 % de los muertos perecieron intoxicados por el humo.