Alan D. Solomont: «Michelle Obama podría hacer el Camino de Santiago»

El embajador de EE.UU. en Madrid afirma que nuestro país pasó por «situaciones más difíciles» y que supo vencer siempre


Redacción / la voz

El embajador de EE.UU. en España, Alan D. Solomont, es un bostoniano con fe en nuestro país en un momento en que no pocos españoles la han perdido. Afirma que no hay que retroceder demasiado en el tiempo, puesto que él mismo fue testigo de ello, para comprobar que hemos pasado, como pueblo, por «situaciones mucho más difíciles que esta» y que hemos sabido «salir siempre adelante». España es, bajo su punto de vista, «una gran historia de éxito».

«Los gallegos son trabajadores y muy serios»

Galicia no le resulta ajena del todo porque, además de haberla visitado varias veces, tiene amigos que han hecho el Camino. «Los gallegos son trabajadores y muy serios», prosigue. «Sé que están orgullosos de su región y que la gente se siente muy enraizada en ella». Estados Unidos no puede resolver los retos macroeconómicos de España, sugiere en otro momento, «pero si reforzamos nuestros lazos conseguiremos crear empleos aquí y allá».

-El lunes se abre el segundo mandato de Obama con un claro mensaje de sabor latino.

-Interviene un poeta cubanoamericano nacido en Madrid.

-¿Debemos esperar de esta mayor atención a lo hispano una vía de avance para nuestras relaciones?

-La relación se puede fortalecer siempre, pero yo creo que ya es muy buena. Acaba de estar aquí el secretario de Defensa Leon Panetta, que quiso incluir a Madrid dentro de su gira mundial de despedida, y si ha visto sus declaraciones, sabrá que ensalzó la importancia que tiene nuestra colaboración en materia de Defensa, no solo para nuestros dos países, sino para Europa y el mundo. Nuestro acuerdo para establecer aquí cuatro buques estadounidenses como parte del programa antimisiles de la OTAN es una gran aportación de España a la seguridad común.

También nuestra relación en materia de comercio es muy buena. El lunes pasado firmamos un acuerdo con el ministro Montoro para evitar la doble imposición, después de muchos años de intentarlo. Es una gran victoria que debe aumentar las posibilidades de inversión y de comercio entre los dos países.

-¿Cuáles son, a su juicio, los principales puntos de la agenda los próximos cuatro años?

-El reto más importante para nosotros es trabajar con nuestros aliados en los desafíos globales. Piense que las cuestiones más relevantes para ustedes y para nosotros ya no son nacionales, sino de tipo global. Lo estamos viendo en Siria, en Afganistán o en Mali. Ningún país, no importa lo poderoso que sea; ningún país, incluido los Estados Unidos, puede hacer frente a los problemas por si solo. Por tanto, buscamos socios con los que compartimos intereses y valores para trabajar conjuntamente. Es una dirección que emprendió el presidente Obama hace cuatro años y que debe impulsar nuestras relaciones.

-Hace días estuvo en España la encargada del Departamento de Estado para América Latina y se rumoreó que venía a explorar vías para las situaciones de Venezuela y Cuba.

-Es cierto que la visita coincidió en el tiempo con los asuntos que menciona, pero no se planificó alrededor de ellos. Lo que hacemos en América Latina es un buen ejemplo de lo que le explicaba antes. Tanto España como Estados Unidos tienen intereses importantes allí y enfocamos el trabajo con unos valores muy similares. Ambos países queremos ver a Venezuela caminar hacia una mayor democracia y conseguir una apertura de su sistema político.

Desafortunadamente para él, es probable que Chávez no vuelva nunca a la presidencia por lo que podemos prever que va a haber nuevas elecciones pronto y tenemos la esperanza de poder trabajar con el nuevo Gobierno mejor de lo que hemos hecho con el anterior. Esperamos que los venezolanos hagan frente a la situación aplicando su Constitución y sus principios democráticos. Y lo mismo sirve para Cuba. Tenemos un gran interés en que el pueblo cubano se libere de la dictadura y que pueda ejercer sus derechos democráticos.

-Los analistas señalan como un rasgo de la política exterior de Obama la apuesta por Asia en detrimento de Europa o de América Latina. ¿Pueden alterar los nombramientos de John Kerry y de Chuck Hagel esta tendencia?

-Sé que el Financial Times definió a mi buen amigo John Kerry y a Chuck Hagel como atlantistas, pero creo que esa visión de que el mundo es un juego de suma cero es una suposición equivocada. Europa es para nosotros un socio indispensable. Lo que ha ocurrido es que el mundo se ha hecho más pequeño y que nuestra visión ha tenido que ampliarse. El mundo es un círculo, no es plano, y tenemos que estar pendientes todos de todos. La tercera parte de la población mundial se concentra en China y en la India y esto nos obliga a buscar el contacto con ellos, pero no a expensas de otras partes del planeta.

Por cierto, tiene que saber que Kerry vino a Pamplona a correr delante de los toros. Estuvo aquí, hace años, con un amigo de la Universidad que ahora es embajador en Roma. Afortunadamente, no les pasó nada.

-Entonces, conoce bien España

-Absolutamente.

-Ahora que menciona los Sanfermines, ¿influyó en su idea de España la que transmiten escritores como Hemingway. ¿Coincide el país que usted ve con el de la literatura?

-Es un país totalmente distinto. Viajé a España por primera vez en 1971 y estuve en la Puerta del Sol la noche de fin de año. Luego volví para los Juegos de Barcelona en el 92. Es difícil de creer que sea el mismo país que pasó una historia tan difícil en los años treinta y en los cuarenta, y que todavía en los setenta era tan pobre. España ha sabido salir adelante. Anoche me reuní con un grupo de estudiantes gallegos que pasaron un año en Estados Unidos y que compartieron conmigo su experiencia allí. Los noté ansiosos y muy preocupados por el futuro. Pero España ha pasado por situaciones mucho más difíciles que esta y ha vencido siempre. Esta es, por tanto, la impresión que tengo: la gran historia de éxito que significa España.

«Le diré a Michelle que la próxima vez que venga a España visite el norte»

El embajador Solomont menciona dos hechos poco conocidos en España y que, a su juicio, ilustran la existencia de un clima favorable a nuestro país en Estados Unidos que supone una oportunidad para un mayor acercamiento. «Este año celebramos el 500 aniversario de la llegada de Juan Ponce de León a Florida y el 300 aniversario del nacimiento de Fray Junípero Serra, que estableció las primeras misiones en California, en Santa Barbara, San Diego o San Francisco».

No es el único dato que esgrime en apoyo de la idea de que las relaciones entre España y Estados Unidos «nunca han sido tan fuertes». «Nuestro presidente y nuestro secretario del Tesoro han comentado en diferentes ocasiones las dificultades que encara España y las decisiones tan duras que está adoptando para mejorar la economía, y parece que las cosas empiezan a ir en la buena dirección» (toca madera).

-¿Tiene la ocasión de hablar con Obama de España ? ¿Qué sentimientos muestra por nuestro país?

-Ciertamente, he hablado con él sobre España, ya que soy su representante personal y el de su Gobierno. Creo que le complace mucho la existencia de una relación tan buena como la que existe. Es cierto que algunas veces su atención se desvía hacia las zonas donde hay conflictos graves. Pero debe saber que tiene en consideración al presidente Rajoy y que, en ocasiones, habla directamente con él. Nuestro presidente no puede hablar con todos los líderes del mundo, pero cuando Rajoy le llamó después de conseguir la reelección sí quiso conversar con él. Para mí, es una suerte estar aquí como embajador en un momento tan bueno.

-¿Cómo resultó la visita de la primera dama a España?

-Se fue muy contenta. La acompañé en el viaje de regreso a Estados Unidos y puedo decirle que, para ella, resultó una experiencia estupenda. Apreció la comprensión y el calor que le brindó el pueblo español y pudo conocer sitios tan maravillosos como La Alhambra. Le voy a sugerir que la próxima vez que quiera venir de vacaciones a España venga a conocer el norte. Quizá podría hacer el Camino. Y si ella lo hace, yo voy a venir con ella.

La entrevista tiene lugar pocas horas después de que un grupo salafista atacara una planta de gas en Argelia tomando rehenes. El embajador asegura que Estados Unidos está «preparado» para tomar las medidas necesarias para hacer frente al terrorismo en el Magreb. En relación con Mali, justifica la intervención del Gobierno francés: «Actuaron preocupados por la rápida escalada de los extremistas y estamos considerando formas de ayudarlos porque todos compartimos esa preocupación».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
14 votos

Alan D. Solomont: «Michelle Obama podría hacer el Camino de Santiago»