Francia eleva la alerta tras las amenazas de yihadistas de Mali

Un piloto de helicóptero, primera víctima gala en la operación armada


redacción / la voz

El presidente de Francia, François Hollande, ordenó ayer elevar el nivel del plan de alerta antiterrorista Vigipirate de rojo a rojo reforzado tras las ofensivas efectuadas por sus tropas desde el viernes en Mali y Somalia, y después de que yihadistas malienses amenazasen a los franceses con «hacerles pagar» su apoyo a las tropas locales.

La intervención militar gala en Mali, de la que ayer Hollande dijo que «no tiene otro fin que la lucha contra el terrorismo», se ha visto ensombrecida por la muerte de un piloto compatriota. Se trata de la primera víctima francesa en ese apoyo militar, al que Hollande accedió tras la petición de su homólogo maliense, Dioncunda Traoré. El fallecido es un piloto de helicópteros, Damien Boiteux, que fue alcanzado por fuego de artillería, y cuyo trabajo, según destacó la presidencia francesa, contribuyó a parar el descenso de las fuerzas terrestres rebeldes sobre Mopti. Su compañero logró ser rescatado.

El Ejército de Mali ha conseguido, también con ayuda francesa, arrebatar Kona a yihadistas de Ansar al Din, del grupo Monoteísmo e Yihad en África del Oeste (MYAO) y de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI).

El ministro de Defensa galo, Jean-Yves Le Drian, confirmó que helicópteros de combate y cazas bombardearon objetivos en Kona el viernes y ayer. Destruyeron todoterrenos y habrían muerto un centenar de rebeldes.

«Francia y sus cómplices pagarán caro este ataque. La lucha continúa y ganaremos», dijo ayer Sanda Ould Boumana, portavoz de Ansar al Din. Además, amenazó a «todos los franceses dondequiera que se encuentren en el mundo musulmán».

El viernes, un portavoz de AQMI había inviado a París a reconsiderar su intervención. «Parad vuestro asalto o cavaréis la tumba de vuestros propios hijos», dijo Abdallah al Chinguetti. En Somalia, miembros de Al Shahab han proferido amenazas similares.

La operación francesa ha sido bautizada con el nombre de Cerval, como los gatos salvajes que viven en los desiertos de esa región, y durará «el tiempo necesario». A la intervención de las Fuerzas Especiales y de unidades de la Aviación francesas se sumó el despliegue de un centenar de militares en Bamako, para proteger la capital y a los franceses que viven en ella.

La misión ha recibido el visto bueno de la mayoría de las fuerzas políticas galas, porque es «necesario» frenar la amenaza islamista. También le ha valido a Francia el apoyo de la comunidad internacional. Traoré agradeció ayer a Hollande la ayuda. Además del compromiso de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) de enviar tropas cuanto antes, Níger anunció la cesión de 500 soldados. Nigeria, Burkina Faso y Senegal participarán en el contingente de 3.500 soldados de la Cedeao.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Francia eleva la alerta tras las amenazas de yihadistas de Mali