Los talibanes pakistaníes frenan a tiros la campaña contra la polio

Matan a cinco sanitarias, al acusar a esos equipos de ser nidos de espías

Una mujer llora la muerte de su hija, una de las trabajadoras de la campaña contra la polio.
Una mujer llora la muerte de su hija, una de las trabajadoras de la campaña contra la polio.
la voz

Las campañas de vacunación infantil de la poliomielitis, respaldadas por la ONU, se han suspendido en Pakistán tras el asesinato ayer de cinco mujeres que trabajaban en ellas. Aunque ningún grupo ha reivindicado los ataques coordinados contra los sanitarios todo apunta a los talibanes, que llevan tiempo amenazado a los equipos de vacunación contra esa enfermedad en Pakistán, a los que acusan de ser un nido de espías occidentales.

Una de las principales causas de esa percepción fue el rumor infundado de que un médico pakistaní arrestado por colaborar con la CIA en la localización de Osama Bin Laden en Abbottabad trabajaba en una campaña contra la polio, aunque realidad era contra la hepatitis.

Con un lapso de veinte minutos, cuatro sanitarias pakistaníes murieron tiroteadas ayer en dos asaltos perpetrados por desconocidos a bordo de una motocicleta en la populosa ciudad de Karachi, según relató un portavoz de la policía a la cadena BBC. Otros dos hombres resultaron heridos. Una quinta trabajadora fue asesinada en circunstancias similares en Peshawar, capital administrativa de las áreas tribales del noroeste del país fronterizas con Afganistán.

El lunes otro sanitario fue asesinado en Peshawar, pero las autoridades dicen que su muerte no estaba relacionada con la campaña de vacunación.

El primer ministro Raja Pervez Ashraf condenó los ataques y elogió el trabajo de los sanitarios, por lo que prometió garantizar su seguridad.

El pasado verano ya había sido interrumpida la vacunación en las zonas tribales tras el asesinato de un cooperante pakistaní, un trabajador ghanés de la ONU y su chófer. Aunque en un principio las amenazas talibanas se ceñían a los equipos desplegados en los feudos de los integristas, poco a poco se extendieron a otras zonas del país.

Junto con Afganistán y Nigeria, Pakistán es uno de los tres únicos países donde la polio sigue siendo endémica y es considerado un campo de batalla clave en la lucha mundial contra esta enfermedad. El Gobierno pretende inmunizar a 34 millones de niños hasta el 2013. Según datos oficiales, el año pasado hubo en Pakistán 198 casos, casi un tercio del total de episodios registrados en el mundo, y a mediados de este año ya había 22 pese a los esfuerzos por erradicar la dolencia. No tiene cura, pero para su prevención solo se necesita una vacuna oral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los talibanes pakistaníes frenan a tiros la campaña contra la polio