Obama intenta salvar de nuevo la figura militar de David Petraeus

El general acepta testificar sobre el ataque a la embajada de EE.UU. en Libia


nueva york / corresponsal

«No tengo evidencias en este momento de que se produjera algún problema para la seguridad nacional», dijo Barack Obama ayer en la primera rueda de prensa tras su victoria en referencia al escándalo sexual que llevó a David Petraeus a dimitir como director de la CIA. Obama volvió a hacer una alabanza de Petraeus como militar en Irak y Afganistán y como jefe de los espías: «Nuestro país es más seguro gracias a su trabajo», dijo. Añadió que «mi esperanza es que él y su familia puedan salir de esto, que es, por lo que yo sé, un asunto personal».

Por dos veces eludió contestar a la pregunta de si creía que el FBI debería haber informado antes a la Casa Blanca sobre la investigación. El presidente, quien dijo querer «reservarse su opinión» sobre cómo estalló el caso, dijo a los periodistas que «deberán preguntar al FBI sobre sus protocolos». También se refirió a otro asunto conectado con Petraeus, la investigación del Congreso sobre la actuación de la CIA tras el ataque al consulado de Bengasi. Obama defendió con ardor a la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, cuestionada por la información que proporcionó el día después de ese ataque. El nombre de Rice es uno de los que más suenan como sustituta de la secretaria de Estado, Hillary Clinton. «Si persiguen a la embajadora, tendrán un problema conmigo», aseguró.

Respecto a la investigación sobre el papel de la CIA en la información que se transmitió tras el ataque, tras la dimisión de Petraeus como director de la CIA se le sustituyó en la comparecencia prevista para hoy por el hombre que ha ocupado, temporalmente, su puesto al frente de la agencia, Michael Morell. Pero diferentes legisladores aseguraron ayer que Petraeus ha aceptado testificar. Lo que no está claro es cuándo será ese testimonio. Mientras el senador republicano John McCain dijo que sería hoy, la demócrata Dianne Feinstein aseguró que el exdirector comparecerá pero que aún no se sabe cuándo.

Obama también defendió que se apruebe en esta legislatura una reforma migratoria «integral» y dijo que podrían empezar a negociar con los republicanos al día siguiente de su toma de posesión el próximo 20 de enero. También se mantuvo firme sobre la necesidad de mantener la reducción de impuestos para la clase media y subir los del 2% de estadounidenses más adinerados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Obama intenta salvar de nuevo la figura militar de David Petraeus