Varios testigos dicen en el juicio que Carromero circulaba muy rápido

La bloguera Yoani Sánchez y dos disidentes, detenidos antes de la vista


BAYAMO / aFP, EFE

El español Ángel Carromero expresó ayer ante el tribunal que lo juzga en la ciudad cubana de Bayamo su «profundo sentimiento de pena por el desafortunado accidente» de tráfico en el que murieron los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero.

«Lo siento profundamente», dijo Carromero en una declaración en la que aseguró que ha «perdido muchas cosas en este tiempo», pero «no tiene comparación con el sentimiento de dolor de las familias» de los fallecidos.

Tras una exposición del presidente del tribunal, Milson Piña Hidalgo, y la declaración de Carromero, este fue interrogado por la fiscalía y el abogado defensor.

Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, se ratificó en sus declaraciones y aseguró que circulaba a una velocidad entre 80 y 90 kilómetros por hora al entrar en la zona de obras de la carretera donde ocurrió el accidente el pasado 22 de julio. También volvió a admitir que «desgraciadamente» perdió el control del vehículo al entrar a una zona de baches u ondulaciones.

Carromero, de 27 años, está acusado de «homicidio imprudente» al ser el conductor del automóvil en el que viajaban Payá y Cepero, fallecidos en el siniestro. Según la versión oficial, las causas del accidente fueron el exceso de velocidad y otros errores del conductor al circular por una carretera en obras que estaba sin pavimentar, pero señalizada al efecto.

La fiscalía cubana pide siete años de cárcel para él. La defensa, su absolución e inmediata puesta en libertad.

Antes del juicio, la bloguera disidente Yoani Sánchez, su esposo Reynaldo Escobar y el bloguero Agustín Díaz fueron detenidos en Bayamo, adonde viajaron al parecer para recabar información. El Comité para la Protección de los Periodistas condenó las detenciones y exigió la puesta en libertad de los retenidos. Amnistía Internacional denunció ayer el «acoso» de las autoridades cubanas a los disidentes tras esas detenciones.

Ya en la sala, la señalización y el estado de la carretera en obras donde ocurrió el accidente centró buena parte de las preguntas a los testigos. Dorisbel Rojas Pérez, la abogada cubana que defiende a Carromero, ha insistido en preguntarles detalles sobre la visibilidad de las señales que anunciaban obras en la vía y por qué fueron movidas tras el accidente. Varios testigos explicaron que se trasladaron de lugar para preservar la huella de la frenada del coche. Sobre la velocidad a la que circulaba Carromero, reiteraron que iba a «mucha velocidad». El estado del coche alquilado era perfecto, según los empleados de la empresa de alquiler.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Varios testigos dicen en el juicio que Carromero circulaba muy rápido